Un investigador de la Universidad de Oxford confirma que legalizar el aborto no salva la vida de las mujeres

Legalizar el aborto no salva la vida de las mujeres

Un nuevo estudio de un investigador de la Universidad de Oxford confirma que legalizar el aborto no salva la vida de las mujeres y rebate las afirmaciones contrarias. Los activistas del aborto aducen con frecuencia la muerte de mujeres como razón para legalizar el asesinato de bebés no nacidos en los abortos en todo el mundo. Argumentan que las mujeres morirán por abortos clandestinos si no se les permite asesinar a sus bebes.

Fuente: LifeNews/InfoCatólica

Legalizar el aborto no salva la vida de las mujeres

Los activistas del aborto aducen con frecuencia la muerte de mujeres como razón para legalizar el asesinato de bebés no nacidos en los abortos en todo el mundo. Argumentan que las mujeres morirán por abortos autoinducidos y en callejones sin salida, y vinculan las altas tasas de mortalidad materna a los estados americanos que están trabajando para prohibir el aborto.

Sin embargo, una nueva investigación sobre las muertes por aborto materno en Etiopía ha revelado que las muertes de mujeres por aborto ya venían disminuyendo y no se redujeron significativamente después de que el país legalizara los abortos en 2005. El estudio, «Legalización del aborto y mortalidad materna en Etiopía», se publicó este mes en la revista Ethiopian Medical Journal.

«En lugar de ser una bala de plata para reducir las muertes por aborto, la legalización del aborto ha dado lugar a un gran aumento del número de abortos, sin ninguna disminución apreciable de la mortalidad por aborto o de la mortalidad materna», escribió el autor, el Dr. Calum Miller, médico británico e investigador de la Universidad de Oxford.

En otras palabras, la legalización de los abortos no contribuyó a salvar vidas. Más bien al contrario, se matan más bebés no nacidos, y algunas mujeres siguen muriendo también.

Miller examinó los datos de Etiopía antes y después de que el país legalizara el aborto en 2005. Descubrió que la legalización de la matanza de bebés no nacidos en los abortos «no hizo nada para prevenir la morbilidad y la mortalidad del aborto ilegal – en realidad empeoró el problema».

Según el estudio, las muertes por aborto ya estaban disminuyendo en el país africano antes de 2005. En los 10 años posteriores a la legalización del aborto en el país, las muertes maternas por aborto se mantuvieron más o menos igual. El estudio citó otras investigaciones que también encontraron «ninguna disminución estadísticamente significativa en la mortalidad por aborto» después de 2005.

«Si la legalización del aborto tuviera un impacto significativo en la mortalidad, esperaríamos una disminución desproporcionada de las muertes por aborto», pero eso no es lo que muestran los datos, continúa el estudio.

Observando otros países, el estudio descubrió que, en los Países Bajos y Ruanda, las muertes por aborto en realidad aumentaron proporcionalmente después de que los abortos se legalizaran. Por el contrario, «las muertes por aborto y las muertes maternas en general disminuyeron» después de que Polonia y Chile prohibieran el aborto; ambos países tienen una de las tasas de mortalidad materna más bajas del mundo.

También se comparó a Etiopía con países africanos con leyes provida y se descubrió que la proporción de muertes maternas por aborto era prácticamente la misma y, en algunos casos, mayor en Etiopía.

El estudio también refutaba otra afirmación frecuente de los activistas del aborto, según la cual la prohibición de los abortos no los detiene, sino que sólo detiene los abortos seguros.

Citando datos del Instituto Guttmacher, que está a favor del aborto, el estudio señaló que tanto el número de abortos como la tasa de abortos en Etiopía aumentaron significativamente después de la legalización del aborto. También se constató que el número de complicaciones del aborto se duplicó tras la legalización del mismo.

Es importante señalar que los datos sobre las muertes por aborto a menudo agrupan los abortos espontáneos, o abortos involuntarios, junto con los abortos inducidos, o el asesinato intencional de un niño no nacido; y es difícil para los investigadores encontrar cifras separadas. En el estudio de Miller, las muertes por aborto se refieren a ambas. Explicó que una de las razones por las que la legalización del aborto puede no disminuir las muertes maternas es porque la legalización no afecta a las mujeres que mueren por abortos espontáneos.

Las conclusiones de Miller no sorprenden a los defensores de la vida; los abortos matan a los bebés no nacidos y, a veces, también a las madres. Otros estudios también han descubierto que la legalización del aborto no reduce las tasas de mortalidad materna y que, de hecho, los abortos pueden ser más peligrosos para las madres que el parto.

Pero la creciente evidencia hace que sea cada vez más difícil para los activistas del aborto argumentar su caso, ya que cada vez está más claro que legalizar el aborto no salva la vida de las mujeres. Más bien al contrario.

Comparte este artículo en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Artículos relacionados

Magnífica y mejorable
Aborto

Magnífica y mejorable

Ayer la Corte Suprema de Estados Unidos anuló la sentencia «Roe vs. Wade». Es una noticia magnífica y mejorable. No prohíbe el aborto, como se

Leer más »