Ginecólogos polacos se ‘plantan’ contra el aborto en respuesta a su imposición

hazteoir.org
08.07.2014
polonia-aborto-bogdan_chazan
Tres mil médicos firman la Declaración por el derecho a la objeción de conciencia tras la sanción al prestigioso obstetra Bogdan Chazan por negarse a perpetrar o facilitar un aborto eugenésico. La multa «es como un rescate por la vida de un niño», declara.

Tres mil médicos polacos han dado este nuevo paso en la defensa de la vida del no nacido y han firmado una declaración en la que se niegan a aplicar tratamientos que contradigan sus creencias personales. Este grupo de ginecólogos justifican su decisión en la objeción de conciencia y en el hecho de que en muchas ocasiones la ley polaca, de las más restrictivas respecto al aborto de toda Europa, les obliga a realizar operaciones que atentan contra su conciencia.

Polonia y la defensa del derecho a vivir frente al aborto
Esta firma masiva de ginecólogos polacos se produce tras el conocido ya como caso «Chazan». El Doctor Bogdan Chazan -en la imagen-, también firmante de la Declaración, es un obstetra de reconocido prestigio en su país, quien hace unas semanas se negó a practicar un aborto a una mujer cuyo feto presentaba daños cerebrales.

Este hecho ha reabierto en todo el país el debate sobre religión y ética médica. Cabe recordar que técnicamente los médicos en Polonia tienen derecho a rechazar el aborto como objetores de conciencia, pero están a cambio obligados por ley a facilitar la operación en otro lugar. La legislación polaca permite abortar en los supuestos de peligro para la vida o la salud de la madre, si el embarazo es el resultado de un acto criminal como la violación, o si el feto está gravemente dañado. El aborto debe llevarse a cabo en las primeras 25 semanas de embarazo.

El primer ministro, el liberal de centro-derecha Donald Tusk, se pronunció en contra del Dr. Chazan afirmando que «ningún médico debe estar por encima de la ley». Por su parte el Ministerio de Sanidad polaco ha multado con 16.900 euros al hospital, al no haber facilitado a la paciente otro centro o especialista donde poder llevar a cabo el aborto.

«Esa multa es como un rescate por la vida de un niño»

El Dr. Chazan califica la sanción de «represiva» por criminalizar su negativa «a asesinar un niño». El facultativo alegó razones de conciencia para no cometer el aborto y tampoco dirigió a la paciente a otro centro médico, lo que según el ministerio justifica la multa para el hospital de la Sagrada Familia de Varsovia.

El centro cobraría 400 euros por llevar a cabo el aborto y ahora debe pagar 70.000 zloty (16.900 euros) por negarse. «No es justo», denunció Chazan en declaraciones a medios polacos, recordando que «matar es un asesinato». «Esa multa es como un rescate por la vida de un niño», argumenta este doctor, uno de los 3.000 firmantes de Declaración de Fe difundida, donde facultativos polacos afirman el derecho a negar tratamientos que contradigan sus creencias religiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.