«El uso de embriones para experimentos atenta contra la dignidad humana», denuncia la Procuraduría General de Colombia

profesionalesetica.org
25.06.2014
procudoriacolombia
El digital Infocatólica se hacía eco ayer de la demanda de inconstitucionalidad presentada por la Procuraduría General de la Nación de Colombia, cuyo titular es Alejandro Ordoñez, contra el artículo del Código Penal que permite la fecundación de óvulos con fines “terapeúticos o científicos” por considerar que dicha práctica es contraria a la dignidad humana.

Este es el texto completo de la información de Infocatólica.

COLOMBIA: LA PROCURADURÍA GENERAL SOLICITA A LA CORTE CONSTITUCIONAL QUE NO PERMITA EL USO DE EMBRIONES HUMANOS PARA EXPERIMENTOS

La Procuraduría General de la Nación de Colombia solicitó a la Corte Constitucional –que en el año 2006 despenalizó el aborto bajo tres causales y que desde entonces busca establecer esta práctica como un «derecho»– que declare como contrario a la Constitución un acápite del artículo 134 del Código Penal que permite la fecundación de óvulos con fines «terapéuticos» o científicos.

(ACI/InfoCatólica – 23/06/2014) La Corte Constitucional estudia una demanda presentada por la Procuraduría en la que se cuestiona el acápite del Código Penal que autoriza la fecundación de óvulos humanos para la investigación científica o para hacer diagnósticos o procedimientos «terapéuticos» en «favor de otros seres humanos».

La Procuraduría señala en una nota publicada hoy en su sitio web que «aún sin perjuicio de cuál sea la postura que se adopte con respecto a si el ser humano no nacido es o no persona y sujeto de derechos, el aparte demandado es en todo caso contrario a las normas constitucionales, en la medida en que atenta contra la dignidad humana».

La vida humana como «cosa»

Recuerdan que hacen esta precisión porque en el artículo 134 del Código Penal «se trata la vida humana naciente como una ‘cosa’ o un ‘instrumento’ del que otros pueden disponer en su propio beneficio o el de terceros».
La Procuraduría destacó luego que «la norma parcialmente demandada sobrepasa la libertad del legislador en materia penal, en tanto que desprotege desproporcionada e injustificadamente la vida humana, siendo ésta un bien jurídico que se encuentra reconocido y amparado por la Constitución, los tratados internacionales de derechos humanos y la ley.

Son personas

En la nota se reitera también la posición del Ministerio Público sobre que «los seres humanos por nacer sí son personas, en tanto que miembros de la especie humana y, por ende, titulares de derechos inherentes e inalienables».

«Además, por tratarse de niños que no han nacido, sus derechos son prevalentes y exigen una protección especial. Por esta razón el concepto señaló que la norma demandada supone una grave violación a los derechos a la vida, la igualdad, la familia y el reconocimiento de su personalidad jurídica, así como un desconocimiento de las normas constitucionales que prohíben todo trato cruel, inhumano y degradante, la esclavitud y la trata de personas».

La norma demandada, explica la Procuraduría, «permite que seres humanos ya concebidos sean tratados como objetos de investigación o ‘fabricados’ con el mero propósito de servir como instrumentos para buscar promover la salud de otros, permitiendo así su manipulación, daño o destrucción».

Por lo afirmado, la «Procuraduría General de la Nación le solicitó a la Corte Constitucional mantener la prohibición general de que se fecunden óvulos humanos con cualquier otro propósito distinto a la procreación humana».
Asimismo solicitó «exhortar al Congreso para que se regule de manera sistemática e integral todo lo relativo a la fecundación artificial o a la concepción humana asistida, con motivo de la relación que ésta tiene con la sexualidad humana, la paternidad y el derecho a la vida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.