Uno de cada 4 farmacéuticos cree que la píldora del día después es abortiva

LA RAZÓN.ES.- 28-SEP-2015

image_content_3680862_20150925133558Dos de cada diez farmacéuticos cree que la píldora del día después se debe dispensar con receta médica y casi uno de cada cuatro piensa que se trata de un método abortivo, según una encuesta de la Fundación Española de Anticoncepción (FEC). El estudio, realizado por la empresa Sigmados, se ha presentado hoy con motivo de la celebración del Día Mundial de la Anticoncepción, en una rueda de prensa en la que los ginecólogos han hecho público un Manifiesto en el que reclaman una mayor educación sexual en las colegios y universidades por parte de profesionales especialmente formados.

«La única forma de hacer prevención primaria ante embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual y violencia de género es la formación, que debe empezar en las familias y continuar en los centros educativos», ha subrayado el presidente de la Sociedad Española de Anticoncepción (SEC), José Ramón Serrano.

Los ginecólogos han lamentado que no se haya desarrollado la ley del aborto de 2010 en lo que respecta a la educación sexual, a pesar de ser una ley orgánica, y de que en España la tasa de embarazos no intencionados ronda el 40%.

Y como los farmacéuticos forman parte de la «cadena» que pretende mejorar la salud sexual y reproductiva de la población, la FEC ha querido obtener una «foto fija» sobre la actitud de estos profesionales respecto de la anticoncepción hormonal, ha explicado el presidente de esa sociedad científica, José Vicente González Navarro.

La encuesta, realizada a 807 farmacéuticos y personal auxiliar de farmacias de toda España, revela que un 19,5% considera que los dos anticonceptivos de urgencia actualmente disponibles en España necesitan prescripción médica, cuando son de libre dispensación en las farmacias.

«Nos duele ver» ese dato, ha señalado el doctor Serrano, quien también ha lamentado que el 23,4% de los encuestados considere que la píldora del día después es abortiva, una creencia que es mayor aún entre los titulares de las farmacias y que los ginecólogos achacan más a una cuestión de desinformación que de ideología.

No obstante, el estudio pone de relieve que casi dos tercios «parece» que tienen una buena información sobre la anticoncepción hormonal e informan a los clientes sobre cómo deben actuar, ha valorado el doctor Serrano, quien ha precisado que queda una minoría que «se beneficiaría de una mayor formación» para evitar «falsas creencias».

El estudio señala que un 71,1% de los farmacéuticos no tiene problemas de objeción de conciencia, en tanto que un 4,6% se declara objetor y no dispensa anticoncepción de urgencia. La práctica totalidad se manifiesta en contra de que se pueda tener en casa porque favorecería la automedicación.

La encuesta también preguntaba sobre el «doble método» (combinación de un método hormonal y un preservativo), y solo un 20% lo aconseja, especialmente a la gente más joven, en línea con las recomendaciones de los médicos, ha dicho el doctor Serrano, quien ha asegurado que «España está a la cola de Europa» en su utilización.

En cuanto a las píldoras anticonceptivas, un 68,7% de los encuestados cree que es un método seguro y eficaz y un 60,3% lo aconseja pero anima a los clientes a acudir a su médico.

Más de la mitad de los encuestados considera que la píldora aumenta la incidencia de enfermedades, especialmente el riesgo cardiovascular, y un 76,4% destaca algún efecto secundario, pero de escasa importancia.

Respecto a si estarían dispuestos a recibir información específica sobre anticoncepción hormonal, un 70% responde afirmativamente, mientras que casi un 30% cree que no lo necesita, una percepción que tienen mayoritariamente los auxiliares, aunque son los más desinformados.

En el Manifiesto, titulado «La educación sexual es invertir en salud», la FEC advierte de que «el silencio y la no educación se transforman en comportamientos no deseables que en ocasiones dan lugar a escenarios de violencia de género, en todas sus variantes, lenguaje sexista, incitación a la desigualdad de género y abuso escolar».

Por ello, reclama a los responsables políticos que la educación sexual forme parte del contenido formativo y docente en las escuelas y universidades, «impartido con el único objeto de formar en ese proyecto integrador y tan necesario como es la igualdad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.