Premio Nobel de Medicina 2012 rechaza la destrucción de embriones humanos

premio nobel
http://quieronacerchile.blogspot.com.es/
20.10.2012
«Cuando vi el embrión, de repente me di cuenta de que entre el y mis hijas habia una diferencia tan pequeña…Y pense…No podemos seguir destruyendo embriones para investigar…Tiene que haber otro método!!

Británico John Gurdon y japonés Shinya Yamanaka ganaron el Premio Nobel de Medicina 2012
Los investigadores fueron galardonados por su descubrimiento que las células madres pueden ser reprogramadas para volverse pluripotentes.

El comité de premiación, en el Instituto Karolinska de Estocolmo, anunció que los dos investigadores obtuvieron el galardón «por el descubrimiento de que las células madres pueden ser reprogramadas para volverse pluripotentes», hallazgo que «revolucionó nuestra comprensión de la manera en que las células y los organismos se desarrollan», indicó.
Ya en 2000 estaba claro el fracaso en la investigación con células de embriones.

Las presiones ideológicas, políticas y economicistas, presionaban la racionalidad científica con la falacia de que conseguirían curar enfermedades degenerativas, y la utopía de la clonación terapéutica con la que se crearía un embrión clon del paciente evitando el rechazo.

Los fracasos se repetían uno tras otro, pero el debate se presentó en términos de que la oposición a emplear embriones vivos, congelados y “sobrantes” de la FIV, se debía exclusivamente a la “cruel” postura de los católicos que anteponía la dignidad del embrión humano a la curación de enfermos.

Las células provenientes de embriones fracasaron, de hecho, en 2005, sin que los medios de comunicación dieran eco. Había la certeza científica de que por su propia naturaleza las células aisladas de un embrión no podrían ser domesticadas, y que, menos aún, la clonación de embriones sería una formula terapéutica. Al mismo tiempo la mayoría de los tipos de células de adulto que se iban conociendo eran ya un tanto demasiado maduras.

¿Cómo dar marcha atrás al reloj celular del paciente? Shinya Yamanaka asumió el reto de conseguirlo. Se inspiró en los trabajos de Gurdon, y ha sido el referente científico de la medicina regenerativa. Su sueño de curar a muchas personas sin destruir embriones, ni manipular mujeres para conseguir óvulos, se ha hecho realidad. Ha conseguido rejuvenecer células madre de adulto y de enfermos. Le falta trabajo por delante, según siempre afirma él, para curar lesiones medulares o Parkinson. Pero ya tiene, asegurado el éxito: sus células humanas rejuvenecidas son desde hace años un laboratorio para probar fármacos y tóxicos. Las empresas farmacéuticas ya pueden usarlas para los estudios de las enfermedades raras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.