Médicos por la protección del enfermo prenatal

Las organizaciones Abortocero y Derecho a vivir han confeccionado la siguiente carta dirigida al Sr. Ministro de Justicia y a la Sra. Ministra de Sanidad :

Ante la próxima reforma de la Ley Orgánica 2/2010, de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, los profesionales de la medicina al cuidado de la mujer y de su hijo durante su vida prenatal y a lo largo de su infancia:

Declaramos nuestro reconocimiento al Gobierno de España por las medidas que se están planteando en relación con la posible eliminación del supuesto eugenésico en la citada reforma.

Después de muchos años, por fin vemos que podemos ejercer de nuevo la Medicina para la que nos hemos formado. Estamos ilusionados con la idea de poder tratar a nuestro paciente embriofetal cuando se confirma que este padece una enfermedad intraútero.

En esta última década hemos presenciado un desarrollo muy importante en el ámbito del diagnóstico prenatal, lo que nos ha permitido la detección temprana de numerosas enfermedades durante el desarrollo fetal.

De igual forma, España se ha convertido en un país puntero en la cirugía intraútero y neonatal. Sin embargo, este éxito, lejos de favorecer que se ofrezca una terapia apropiada según la enfermedad, ha provocado que esos diagnósticos sean utilizados para la eliminación de nuestros pacientes fetales. En ocasiones, los especialistas en diagnóstico prenatal se han visto involucrados en feticidios por esas causas, ya sea como ejecutores directos o como intermediarios.


Queremos manifestar un incondicional apoyo al Gobierno en su decisión de eliminar esta causa de aborto porque creemos firmemente en nuestra vocación como médicos y, por tanto, en que el diagnóstico de algunas anomalías mayores puede permitirnos practicar determinadas terapias intrauterinas (láser, cirugía fetal, etcétera) y/o planificar el parto y las condiciones de éste para el inmediato tratamiento del recién nacido en las patologías en las que sea necesario hacerlo así, o bien diferirlo de forma programada y adecuada. 


Somos conscientes de que por desgracia, muchas de las anomalías severas son alteraciones graves e incurables, algunas con una esperanza de vida muy corta como la anencefalia o la trisomía del cromosoma 18. Sabemos que la enfermedad conlleva un gran sufrimiento, pero cuando hacemos un seguimiento, hemos podido comprobar por nuestra experiencia, que las familias que acompañan a sus hijos enfermos hasta su muerte natural tienen un menor sufrimiento a largo plazo y por tanto una vida más saludable. Por el contrario, la decisión de terminar el embarazo les causa mucho sufrimiento porque supone participar intencionadamente en la muerte de un hijo.


Por este motivo, esperamos que la decisión de abolir el aborto eugenésico sea firme y proteja a TODOS los enfermos sin distinción, sea cual sea su patología y su gravedad. 


Desde un punto de vista numérico, los abortos por causa fetal ascienden a más de 3.300 casos al año y suponen alrededor de un 3 por ciento del total de los abortos en España. Algunas de las causas más frecuente son el Síndrome de Down y la Espina Bífida, condiciones perfectamente compatibles con una vida plena de dignidad.


Es un momento fundamental para cambiar nuestra práctica clínica. La aplicación de las técnicas más avanzadas para el seguimiento del embarazo, lejos de ayudar a nuestras pacientes, les ha conducido a tomar decisiones, en muchas ocasiones condicionadas por nuestro afán diagnóstico y en no pocas, instigadas en función de la concepción antropológica particular de los especialistas o de los integrantes de las comisiones clínicas.


La eliminación de este supuesto permitirá el adecuado estudio de la enfermedades neonatales y por tanto su prevención y tratamiento. En el momento actual, muchos enfermos son destruidos intraútero por personas que no han demostrado ningún interés científico ni terapéutico. Deben y pueden hacerse estudios genéticos y autópsicos, en caso de muerte fetal natural, en centros adecuados. Pero desde el punto de vista médico no es necesario provocar la muerte deliberada del hijo para realizar un buen consejo reproductivo de cara a futuras gestaciones.


Los abajo firmantes, especialistas en Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Psiquiatría, Genética Médica, Radiología y Diagnóstico Prenatal, apoyamos la intención del Gobierno de proteger la vida de nuestros pacientes fetales más graves suprimiendo el feticidio eugenésico, mal llamado “terapeútico”. Recordamos que este tipo de acto no puede ser denominado acto médico, ya que este el que se realiza con la intención de curar o de paliar el sufrimiento ante una enfermedad, y no la de acabar con su vida.

Detallamos algunos de los médicos que ya han firmado el escrito:

Matias Jurado Chacon, ginecologia
Jorge Baixauli Fons, Cirugía General
gerardo ventura serrano sanchez, especialista en obstetricia y gynecologia
Gádor Joya Verde, Pediatría
Jose Prieto Alberca, Obstetricia y Ginecologia
Jesús D. Aquerreta Beola, Radiología
juan tarazaga brillas, obstetricia y ginecologia
Sonsoles Alonso Salvador, Ginecologia
Sonsoles Alonso Salvador, Ginecologia
JOSÉ CÁNOVAS CÁNOVAS, OBSTETRICIA-GINECOLOGIA
Pablo Viguera Ester, Medicina familiar y comunitaria
Pilar Fernández-Fígares Vicioso, Médico del trabajo
Santos Viguera Galan, Geriatría
LUIS CHIVA, Obstetricia y Ginecologia
LUIS CHIVA, Obstetricia y Ginecologia
María Fernandez Chereguini, Ginecología y Obstetricia
Marta Abad Álamo, Medicina familiar y Comunitaria
Carmen Sabadell Carnicero, ginecologia
ESTEBAN RODRIGUEZ MARTIN, Ginecología y Obstetricia
EUSTASIO JORGE Pérez Salido, psícologo
JAIME APARICIO SANTOS, PEDIATRIA
MIGUEL ANGEL SÁNCHEZ CORDÓN, pediatria
TRINIDAD CRUZ TIRADO, Médico de Familia
FERNANDO ECHAVARRI OLAVARRIA, PEDIATRIA
Luis Antonio Gomez García, Nefrologia
Manuel Casanova Roman, Pediatría
M Carmen Vallejo Aparicio, Medicina del trabajo
Antonio Hurtado Perez, medico de familia
Mª Dolores Espejo Arias, Enfermera
carlos lana antolin, ginecologia y obstetricia
Juan Luis Bootello Reyes, Pediatria
Lourdes Mendiburu Belzunegui, Medicina Interna
Mª del Valle Guisado Urbano, Medicina de Familia
Carmen De la Fuente Hontañon , Medicina Familiar y Comunitaria
Inara María Cubiles Ricca, Medicina del trabajo
Víctor Manuel Falconi Espinosa, Pediatra-Puericultor
Mª Teresa Delgado Marroquín, Medicina de familia
JOSE CARLOS GRANADOS MARTINEZ, tocoginecologia
Juan Manuel Molina Valdés, Investigador Operativo y Estadístico
NURIA MOYANO CASTRO, medico de familia
Clara Guilera Domingo, Psiquiatría
Andre Devos, Obs-GYN
Mª Dolores Chica Maestre, medicina de familia
Lidia Hernández Lorenzo, Medicina de familia y Medicina del Trabajo
José Ignacio Pardo González De Quevedo, MAP, Médico del Trabajo
Mercedes Muelas Guerrero, Ginecologia y Obstetricia
Jose Ignacio Sanchez Méndez, Obstetricia y Ginecología
M Jesús Lopez Rodríguez, Obstetricia y Ginecología
Carmen Gómez Lavín, Médico – Psiquiatra
Monique Risso, General Practitioner
Antonio Oriol Roca, Ginecología y Obstetricia
M. Victoria Mena Gutiérrez, ginecología
MERCEDES BUSTOS TAULER, MEICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA
Lucía Nebreda Calvo , Ginecología
Jose Luis Sanchez de Lamadrid Sandoval, Medicina Interna.
Para firmar el escrito pincha en:Firmar carta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.