«Incluir una lista de anomalías es un coladero para eliminar niños»

deia.com

06.07.2014

esteban-rodrigez-vertical_27052_1
Es el precursor en defender en los tribunales su derecho a no practicar abortos eugenésicos.

-Mi objeción no se limita a no practicar ningún tipo de aborto sino que va más allá, mi objeción se amplía a no ser convertido en facilitador o cooperador necesario del aborto eugenésico a través del diagnóstico prenatal. Yo planteo una objeción sobrevenida de tipo ético y profesional para no participar en protocolos y directrices sanitarias de diagnóstico prenatal que contemplan la posibilidad de ofrecer el aborto como solución ante la petición de un tercero, aunque ese tercero sea un progenitor y esa decisión pueda estar legalizada. Sencillamente no quiero ser cómplice de ideologías y prácticas contra la vida y la salud de mis pacientes, en ninguna parte del proceso por ser contrarias a mi vocación como médico. ¿Es tan difícil de entender y comprender mi posición?

El proyecto de ley del aborto podría incluir un listado cerrado de malformaciones incompatibles con la vida. ¿Comparte usted que se contemplen este tipo de discapacidades?

-Se da por hecho, y es un error, que tener un hijo incompatible con la vida causaría un daño psicológico. Existe evidencia científica suficiente de que abortar, incluso en esos casos, sí genera daño para la salud de la mujer tanto física, como mental, como moral o reproductiva. Además en ese supuesto listado se han incluido enfermedades como la esclerosis tuberosa o las agenesias de cuerpo calloso, lo cual puede suponer una ofensa para el millón largo de personas que dignamente viven hoy en el mundo con esa particularidad. Pero lo único incompatible con la vida es la muerte. Una persona anencéfala o con agenesia renal bilateral puede vivir en el vientre materno, o incluso algún tiempo fuera de él, hasta que muere de forma natural.

¿Cree que Gallardón se ha visto obligado a suavizar su reforma?

-Desconozco cómo quedará la nueva ley, pero sin duda alguna caer en la falacia de que tener un hijo con discapacidad, gravemente enfermo, o con una esperanza de vida acortada supone un daño para la madre, evitable matándolo en una IVE, será un coladero para eliminar a los niños que podrían nacer con esas características. Miles de madres en nuestro país cuidan y aman a sus hijos enfermos sin que ello haya provocado que alguna se haya vuelto loca por esa razón.

Del supuesto de malformación fetal será excluido el síndrome de Down. ¿Era esta hasta ahora una causa frecuente de abortos?

-Está extendido un eficaz sistema de cribado prenatal del síndrome de Down que selecciona aquellas madres con posibilidad de tener un hijo así para ofrecerles una prueba invasiva que confirme el diagnóstico y posteriormente facilitarles el aborto. Ello hace que el Down, además de otras cromosomopatías, sea una de las malformaciones congénitas más fáciles de diagnosticar y que cerca del 90% sean ejecutados mediante una IVE tras el diagnóstico. El diagnóstico prenatal de este síndrome seguido del aborto eugenésico, es la razón por la que la incidencia de nacimientos de síndrome de Down haya disminuido en un 60%. Yo le preguntaría al ministro; ¿por qué proteger la vida de un Down y no la de un niño afectado de espina bífida, de síndrome de Klinelfelter, o de Edwards?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on google
Share on skype
Share on email
Share on pinterest
Share on pocket
Share on print

Artículos relacionados