El Parlamento Europeo votará un nuevo intento extremista de restricción de la libertad de conciencia a propósito de la práctica del aborto

profesionalesetica.org
07/10/2013
071013
De acuerdo con una nota emitida por el prestigioso European Dignity Watch, el Parlamento Europeo votará en los próximos días el controvertido Borrador de Informe sobre la Salud Sexual y Reproductiva y los Derechos. El informe ya ha sido adoptado el 18 de septiembre por la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género. Su ponente, Edite Estrela –miembro del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo–, sostuvo con fuerza la legalización del aborto en todos los Estados miembros de la UE, sin tener en cuenta los derechos fundamentales a la vida y a la conciencia reconocidos por la UE.

En una declaración después de la votación de dicha comisión, Zita Gurmai, diputado al Parlamento Europeo por el Partido Socialista Húngaro, dijo que “el informe tiene una posición clara a favor de la legalización del aborto en todos los Estados miembros y que la recomendación de que el aborto sea legal, seguro y accesible para todos es una posición alentadora. Nosotros los socialistas siempre hemos creído que las mujeres, en todas partes en Europa, deben tener las mismas oportunidades para que su elección sea llevada a cab plenamente; una opción que no debe ser condicionada por la ubicación geográfica o el estatus social” .

El Informe Estrela recomienda que el aborto sea legal, seguro y accesible a todos, a pesar de la evidente colisión con al menos un par de normas internacionalmente aceptadas. Por ejemplo, el proyecto de informe contiene la afirmación radical de que “los Estados miembros deben regular y controlar el ejercicio de la objeción de conciencia a fin de asegurar que la atención de la salud reproductiva se garantiza como derecho de la persona” (§ 11).

Para justificar estas severas políticas de los Estados, el mismo párrafo afirma que “aun siendo legal, el aborto es a menudo impedido o retrasado por obstáculos… tales como el ejercicio generalizado de la objeción de conciencia” . Y en la Sección G, el informe lamenta el hecho de que “el aborto seguro… sigue siendo ampliamente inaccesible, a pesar de su legalidad, por el abuso de la objeción de conciencia o interpretaciones excesivamente restrictivas de los límites existentes”. Incluso saca a relucir estadísticas procedentes de Hungría, Irlanda, Italia, Polonia, Rumania y Eslovaquia “donde casi el 70 % del total de ginecólogos y el 40 % del total de los anestesistas son objetores de conciencia a la prestación de servicios de aborto” .

“Estas barreras contradicen claramente las normas de derechos humanos”, sostiene el informe . Su pretensión es que el internacionalmente reconocido derecho a la objeción de conciencia – y, en consecuencia, la libertad fundamental para no participar en una práctica contraria a la conciencia dentro de los límites prescritos por la ley– es un obstáculo para el establecimiento de un supuesto “derecho a la aborto”. La mayoría de los que votaron a favor del informe en comisión ignora abiertamente que semejante derecho no existe en ninguna parte de las leyes internacionales por lo que están dispuestos a sacrificar derechos que sí están reconocidos internacionalmente, como el derecho a la objeción de conciencia.

El proyecto de informe –cuya votación en sesión plenaria del Parlamento Europeo está previsto para esta semana– mezcla el supuesto “derecho al aborto” con determinados hechos. Pero luego va más allá y pide a los Estados miembros de la UE “que garanticen la obligatoriedad de una educación afectivo-sexual, apropiada según las edades y con orientación de género, para todos los niños y adolescentes (tanto dentro como fuera de la escuela)” (§ 15) . La educación sexual “debe incluir la lucha contra los estereotipos y prejuicios, la temática del género y la discriminación por orientación sexual, y las barreras estructurales a la igualdad sustantiva”. Sólo podemos especular sobre la forma exacta en que se aplicarán estos biensonantes pero eminentemente peligrosos objetivos; pero hay una voluntad política clara de que algunas de estas ideas radicales se transmitan a los escolares a través del sistema educativo.

El antecedente del Informe McCafferty en el Consejo de Europa

No se trata del primer intento de impulsar a nivel europeo un proyecto tan extremista. El informe Estrela recuerda la controversia en el Consejo de Europa en 2010, cuando también hubo un intento radical para limitar la libertad de conciencia presentado por la política y activista pro-aborto británica Christine McCafferty . En un informe, que desde entonces se ha conocido como el Informe McCafferty y al que Profesionales por la Ética ha dedicado en España una amplia atención, se intentó disminuir severamente la libertad de los médicos, enfermeras y personal de los hospitales para oponerse por razones de conciencia a las prácticas médicas no éticas tales como el aborto o la eutanasia.

La iniciativa fue finalmente derrotada y acabó por volverse en su contra: en lugar de restringir el derecho a la objeción de conciencia, la mayoría en la Asamblea Parlamentaria reconoció y reforzó este derecho a través de la adopción de la Resolución 1763, que invitó a los Estados miembros a “garantizar el derecho a la objeción de conciencia en relación con la participación en el procedimiento médico”. La Asamblea también declaró que “en la mayoría de los Estados miembros del Consejo de Europa, la práctica de la objeción de conciencia está adecuadamente regulada”.

A pesar de este consenso en torno a la firme protección del derecho a la objeción de conciencia, el proyecto de Informe Estrela que va a votarse en el Parlamento Europeo es una reminiscencia del Informe McCafferty: no sólo pone el derecho fundamental a la objeción de conciencia en tela de juicio, políticamente hablando, sino que hace serias recomendaciones jurídicamente infundadas, tales como la promoción del aborto “como una cuestión de derechos humanos” haciéndolo “legal, seguro y accesible para todos” ( § 10 ). Semejantes posiciones extremistas, promovidas activamente en el Parlamento Europeo por parte de algunos diputados a pesar de las numerosas objeciones de las otras dos instituciones principales de la UE –la Comisión Europea y el Consejo de Europa (ambas han subrayado que la UE no tiene competencias en virtud de sus tratados para afrontar la cuestión del aborto), debe ser motivo de grave preocupación por varias razones.

En primer lugar, Estrela y la mayoría de la Comisión de Mujeres en el Parlamento que votó a favor del proyecto de informe han ignorado descaradamente las tendencias europeas que apuntan a una mayor protección de la vida humana desde la concepción .

A nivel de las instituciones europeas, el Tribunal Europeo de Justicia ha sido muy claro, sobre el derecho a la vida, estableciendo en el caso Brüstle v. Greenpeace que el embrión humano merece protección legal desde el primer momento de su existencia . Además, un nuevo estudio sobre El Aborto y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, realizado por el European Center for Law and Justice (ECLJ), revela que el Convenio no contiene –ni crea– un “derecho al aborto”. Por el contrario, el aborto voluntario viola la Convención, perjudicando los intereses y los derechos garantizados a los ciudadanos sin ninguna justificación proporcionada.

http://www.europeandignitywatch.org/es/el-dia-dia/detail/article/european-parliament-will-vote-on-report-that-wants-to-gravely-diminish-freedom-of-conscience.html

Descargar el Borrador de Informe sobre la Salud Sexual y Reproductiva y los Derechos del Comité sobre los Derechos de la Mujer y la Iguadad de Género del Parlamento Europeo (en inglés).

Descargar la Resolución 1762 (2010) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre el derecho a la objec ión de conciencia en la atención médica de carácter legal (en inglés).

Descargar el estudio de Grégor Puppinck (ECLJ) “El aborto y la Convención Europea de Derechos Humanos” (en inglés).

Para más información sobre la Iniciativa “One of Us” y firma de la petición : pinchar aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.