El farmacéutico sevillano al que el TC ha reconocido la objeción de conciencia, ha manifestado su satisfacción.

ABC.-Sevilla 08/07/2015.-

El farmacéutico sevillano al que el Tribunal Constitucional (TC) le ha reconocido el derecho a la objeción de conciencia para no disponer de la llamada ‘píldora del día después’, tras ser sancionado por la Junta de Andalucía, ha manifestado sentirse «satisfecho» con la sentencia porque «valora la labor profesional» del boticario.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el farmacéutico titular de este establecimiento, Luis Melgarejo, ha reiterado su satisfacción ante la decisión del TC alegando que el profesional «tiene suficiente preparación y criterio para decidir la conveniencia o no» del uso de determinados medicamentos, sobre todo, «cuando no vienen bajo prescripción médica».

«Somos los farmacéuticos los que estamos ante el paciente y, en muchos casos, los tenemos que aconsejar y se valora nuestra labor profesional ante una imposición que a muchos no nos parecía la correcta», ha manifestado.

En este sentido, ha criticado el hecho de estar «obligado» a dispensar un medicamento «sin prescripción médica» que no sólo tiene «un posible efecto abortivo», sino que además genera «un debate muy abierto» entre la comunidad científica, farmacéutica y médica por las «numerosas dudas» sobre sus efectos y el «alto porcentaje de posibilidad de aborto en el caso de haberse producido una fecundación».

Así pues, ha subrayado que «al igual que muchos compañeros», se siente «satisfecho» por la sentencia del TC. «Podremos decir en conciencia y según nuestra preparación qué es lo más correcto en cada momento cuando no es un médico el que indica el tratamiento», ha subrayado.

En cuanto a la negativa del boticario a no despachar preservativos, aspecto que no ampara el TC, Melgarejo ha dicho que tienen que valorarlo aunque ha afirmado que acatan la sentencia completa «como no podía ser de otra manera». «Al mismo tiempo, hay un voto concurrente de la sentencia que indica que no son los jueces quienes dictaminan lo que afecta o no a la conciencia, sino que es el propio interesado», ha indicado al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.