El farmacéutico del siglo XXI: europeo, asistencial y que recupere su identidad

CF | redaccion@correofarmaceutico.com   |  30/04/2016

Tres alumnos de la Universidad de Navarra ganan el III Concurso de Ensayos, con trabajos muy centrados en el desarrollo de servicios ligados al paciente.

III Concurso de ensayos

El profesor de la Universidad de Navarra, miembro de Aefas y promotor del concurso de ensayos, José López Guzmán, con los ganadores Mª Pilar de Torre, María Barbería y Alejandro Forcada. (Juan Miguel Ochoa de Olza)

El farmacéutico del siglo XXI debe ser un profesional sanitario integrado en el sistema, que desarrolle todo su potencial asistencial y que recupere su identidad perdida. Ésta es la reflexión de los tres estudiantes de cuarto curso de Farmacia que han ganado el III Concurso de Ensayo para Alumnos de Farmacia, que por primera vez organizan de manera conjunta la Asociación Española de Farmacia Social (Aefas), la Federación Española de Estudiantes de Farmacia (FEEF) y CF.

María Barbería, de Pamplona; Mª Pilar de Torre, de Logroño, y Alejandro Forcada, de Málaga -todos pertenecientes a la Universidad de Navarra-, han presentado los ensayos más destacados y recibirán el diploma acreditativo este viernes, durante la celebración del Farmaforum 2016, el congreso anual de la Asociación Salmantina de Estudiantes de Farmacia.

En concreto, Barbería ha centrado su reflexión en la «crisis de identidad» que vive actualmente el farmacéutico, sobre todo el comunitario: «¿Quién soy? ¿Un profesional sanitario? ¿Un empresario que cuanto más venda mejor? ¿Un vendedor excelente de productos de parafarmacia? ¿O tan sólo corto cupones, y ya ni eso?», se pregunta esta estudiante, que no deja su trabajo sin respuesta. «Debemos volver al fin de la profesión: servir al paciente. (…) Porque, ¿quién está siempre a pie de calle? ¿A quién acude para evitar las largas listas de espera del médico si tan sólo tengo un resfriado? ¿Quién está para escuchar los problemas e inquietudes? ¿Quién fabrica los medicamentos? ¿Quién investiga nuevos fármacos para curar el cáncer? ¿Quién les enseña a los ancianos cómo y cuándo tomarse sus medicaciones?».

  • Los trabajos han incluido propuestas de futuro para mejorar el papel de los profesionales

Para concluir, propone recuperar la identidad «constituyéndonos como un colectivo seguro y firme, que sabe lo que quiere, que tiene armas para defenderse de las tempestades y que luchará siempre por el bien del paciente».

La logroñesa De Torre confía el futuro de la profesión al ejemplo de otros países europeos, donde la farmacia asistencial está mucho más desarrollada, como en Reino Unido; donde existe un mayor copago de los servicios sanitarios y de los medicamentos, como en Portugal o Francia, lo que permitiría una mejor distribución de los recursos, o donde el farmacéutico puede tener acceso a la historia clínica del paciente y mantiene una comunicación diaria con el médico, como también ejemplifican los británicos. «Al formar parte de la Comunidad Europea deberíamos adoptar medidas como las de nuestros países vecinos: mayor dedicación a la entrevista farmacéutica, implantación de un registro para asegurar un buen seguimiento farmacéutico y velar por el paciente, para poder recuperar el prestigio perdido en nuestro país. El futuro nos lo muestra Europa, donde en países como Alemania el farmacéutico está incluso mejor valorado que el médico -hasta a la hora de acceder a la universidad con una nota de corte mayor que en Medicina-«.

Forcada parte de la máxima de que los farmacéuticos tienen que estar «totalmente integrados en un equipo sanitario», para lo que ve vital una mejora de la comunicación entre médicos y farmacéuticos y el acceso a la historia clínica del paciente.

En segundo lugar, destaca la prioridad de hacerse indispensable para la sociedad por la vía de la atención farmacéutica; y propone que en un futuro, en farmacia comunitaria, se realice «una prueba de nivel, un curso adicional o un máster para asegurar que tiene el nivel, la preparación y la motivación adecuada para llevar a cabo óptimamente su labor sanitaria». Suma a este planteamiento la retribución necesaria de servicios, lo que daría respuesta a los problemas actuales de viabilidad de las boticas. Asimismo, alerta del «gran peligro de la venta por internet (…), a no ser que se mejore la comunicación» con el paciente durante esta venta.

Un jurado más que heterogéneo

Concepción Tros de Ilarduya, coordinadora del área de docencia de Aefas; Antoni Miró, presidente de la FEEF; Óscar López, vocal de Titulares del COF de Madrid; Enrique Soler, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Arnau de Vilanova (Valencia); Francisco Zaragozá, catedrático de Farmacología de la Universidad de Alcalá; Gonzalo Jaras, Patricia Durán, Jaime Fernández-Bravo, María Carrión y Lidia Alen, alumnos premiados en la anterior edición; el profesor de la Universidad de Navarra José López Guzmán (sin voto), y Rosario García del Río, redactora jefe de CF, han formado un más que heterogéneo jurado de este concurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.