El derecho a la objeción de conciencia de obstetras y ginecólogos en Gran Bretaña

Bioética / Noticias / BIOÉTICA PRESS

OBSERVATORIO DE BIOÉTICA UCV – 12/03/2018

Fuente: Observatorio de Bioética UCV

Uno de los problemas que más preocupa a los profesionales que se forman en la Facultad de Salud Sexual y Reproductiva (FSRN) del Reino Unido, patrocinada por el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos ingleses, es garantizar la objeción de conciencia en su práctica clínica, especialmente cuando se relaciona con la contracepción y el aborto (ver más AQUÍ), pues en este campo, muchas veces, los sanitarios deben mantener un prudente equilibrio entre el buen hacer médico, el respeto a sus principios éticos y los riesgos legales que ello les puede conllevar.

Debido a ello, la FSRH recientemente ha revisado sus directrices sobre la objeción de conciencia, de acuerdo a principios éticos que ellos consideran de carácter universal (ver AQUÍ).

En 1999 publicaron la primera guía sobre este tema para profesionales médicos y en 2014 dicha guía se amplió para enfermeros y enfermeras.

Sin embargo, el contenido de esta guía ha sido sometido a controversia por el responsable ejecutivo de médicos cristianos de ese país al considerar que en la misma se discrimina a los médicos cristianos, al determinar que todos los médicos, y consecuentemente también ellos, están obligados a prescribir contraceptivos si quieren obtener el diploma que la FSRH otorga para poder ejercer su labor en consultas médicas que se dediquen a la contracepción y el aborto.

El problema se plantea porque mientras algunos anticonceptivos actúan impidiendo la fecundación, otros lo hacen dificultando la implantación del embrión temprano, especialmente el DIU y la píldora del día después, por lo que se puede afirmar que actúan destruyendo un embrión, lo que les plantea problemas éticos.

En relación con este tema, la FSRH manifiesta que ellos no inducen a los facultativos que allí se forman a que participen en estas prácticas, sino simplemente a obtener los correspondientes títulos; pero esto en la práctica supone un obstáculo real para su ejercicio profesional.

Por ello, al igual que los facultativos que muestran objeción de conciencia para practicar abortos, acogiéndose a la “Abortion  Act de 1567”, que garantiza dicha objeción, se propone que también puedan acogerse a ella aquellos médicos que no deseen recetar contraceptivos, especialmente los que actúan por mecanismo antimplantatorio. Según algunos grupos médicos  el no garantizar este derecho seria discriminatorio para los facultativos, que deseen hacer valer sus opiniones médicas o incluso religiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.