Dudas entre los médicos: «No sabemos cómo se va a gestionar» la eutanasia

(Ref alfayomega.es)

«No hay nada», respondían hace pocos días Juan Santos y Gema del Valle, compañeros de un equipo de paliativos a domicilio y presidente y tesorera de la Sociedad Asturiana de Cuidados Paliativos. Una semana antes de entrar en vigor la Ley de la Eutanasia, en Asturias solo estaba en marcha la creación de la Comisión de Garantía y Evaluación. Pero «no se sabe quién va actuar como médico responsable o consultor ni cómo se van a gestionar las demandas». Esta incertidumbre es la tónica general en todo el país, y afecta en particular a las especialidades de paliativos, anestesia, cuidados intensivos, oncología, medicina de familia o geriatría. Incluso psiquiatría, en caso de demandas por sufrimiento psíquico.

Tampoco se ha creado el registro de objetores de conciencia que exige la ley. El ejercicio de este derecho de los profesionales amenaza con convertirse en una de las principales fuentes de conflictos en su aplicación. «La inmensa mayoría de profesionales de paliativos se va a acoger a la objeción», asegura Santos. Rechazan convertirse en «verdugos» de quien desea morir. «Nosotros cuidamos de la persona al final de la vida; no vamos a darle la puntilla».

Desde la Asociación Nacional para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC) subrayan que la Administración no puede exigir la inscripción en ningún registro concreto para objetar. Es un derecho fundamental que se puede ejercer de forma directa, y bastaría que la objeción constara fehacientemente. Recomiendan notificarlo ante el colegio profesional correspondiente, pero no en un listado ad hoc.

«La objeción es para todo»

Los problemas pueden surgir también sobre hasta dónde llega este derecho. La ley solo lo reconoce a los «directamente implicados» en la muerte médicamente asistida. Pero para acceder a la eutanasia, la ley exige haber sido informado sobre los cuidados paliativos, y contar con un informe favorable de un médico consultor. Entre sus compañeros, explica Santos, «hay preocupación» por «cómo quieran usarnos». Temen que se les exija cumplir estos roles. En ese caso, «nosotros entendemos que quien se acoge a la objeción es para todo». Ofrecerá sus cuidados «sin problema» a quien demande la eutanasia. Pero «no se le puede pedir que valore» su petición, «porque es un camino diferente al de los paliativos».

Por otro lado, este médico llama la atención sobre la posibilidad de que se dé la «paradoja» (y «bienvenida sea») de que quien pide la eutanasia pueda acceder a un especialista en paliativos antes que las aproximadamente 77.000 personas que, necesitándolos, mueren cada año sin recibirlos.

Al final, valoran que mucho va a depender de cómo actúe y se comunique el médico responsable con el paciente. Creen que lo mejor sería que, al menos, se le ofreciera «que vengan unos días los de cuidados paliativos, y si no le gusta seguimos adelante». «Si a la gente le ofreces un tiempo con calidad de vida, y luego ya ir viendo, creo que todo el mundo lo cogería», opina Del Valle. «Nos ha sucedido muchas veces con gente que al principio deseaba morir». Pero, dudan, ¿se dará esa oferta?

Alerta: faltan cuidados

La nueva ley «pone en evidencia la necesidad de desarrollar los cuidados» para todos los pacientes y en todos los niveles, subraya la vicepresidenta del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, Luisa González. Por ello, esta entidad ha creado un Comité Científico de Cuidados y ha lanzado, con la Organización Médica Colegial, el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, la campaña Cuida2 de principio a fin.

El objetivo es que el Servicio Madrileño de Salud incluya en la historia clínica un formulario clínico recoja si el paciente necesita cuidados integrales por síntomas que no responden al tratamiento, dolor, dependencia o enfermedad avanzada o progresiva. Y en ese caso activar una alerta, el código cuidados, para que el paciente acceda a un plan específico y planificar su asistencia de forma anticipada y continuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.