Colegios de Médicos de España se posicionan en contra de la Ley Trans porque no protege a los menores de 16 años con madurez insuficiente

Los Colegios de Médicos de España se posicionan en contra de la Ley Trans

Todos los colegios de médicos de España se posiciona en contra de la Ley Trans impulsada por PSOE y Podemos, y censura que España se aleje de “las legislaciones de Alemania, Bélgica, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda o Suecia”, que exigen “condicionantes” más allá de la voluntad del menor de cambiar de sexo.

Fuente: ElMundo.es   Autor: Quico Alsedo   Foto: Europa Press

Los Colegios de Médicos de España se posicionan en contra de la Ley Trans

El planteamiento actual de la Ley Trans “no resulta adecuado para proteger el interés de los menores de 16 años que carezcan del suficiente grado de madurez o cuya situación de transexualidad no esté estabilizada”. Lo dice, así de taxativamente, la Organización Médica Colegial de España, que agrupa a todos los colegios de médicos del país, en una nota a la que ha tenido acceso EL MUNDO.

De esta forma, los colegios de médicos de todo el país se posicionan, de forma oficial, contra uno de los puntos clave del articulado: el que deja a la decisión del menor de 16 años y de sus representantes legales el inicio de un tratamiento para el cambio de sexo.

Este es también uno de los puntos que causas fricciones en el propio PSOE, cuyas feministas clásicas, agrupadas en el colectivo FeMeS, encabezado por la filósofa Amelia Valcárcel, se oponen de forma furibunda a la norma tal y como ha sido impulsada por el Ministerio de Igualdad liderado por Irene Montero.

Ahora, los médicos agrupados en los colegios intervienen en el debate de forma estruendosa, mediante un comunicado y cuando ya se tramitan las enmiendas del propio PSOE al articulado.

Así, la Organización Médica Colegial señala que, “en base a un análisis jurídico, ético y deontológico, la exigencia de un diagnóstico médico multidisciplinar de la disforia de género no puede considerarse que vulnere los derechos fundamentales de la persona”, como sí sostienen los partidarios del articulado, que aseguran que esos menores tienen plena capacidad legal para, con el permiso de sus padres o representantes legales, decidir cuál es su sexo e iniciar un tratamiento para reasignarlo si fuera necesario.

Los médicos vienen a decir en este comunicado que no hay tal lesión de derechos por condicionar esa capacidad a un “diagnóstico médico ultradisciplinar” que incluya la salud mental, y censuran ese vacío en la norma tal y como se tramita:

“El planteamiento del anteproyecto, al legitimar a los mayores de 14 años y menores de 16 para solicitar la rectificación de la mención registral del sexo sin más condiciones que la asistencia de sus representantes legales, no resulta adecuado para proteger el mejor interés del menor comprendido en esa franja de edad que carezca del suficiente grado de madurez o cuya situación de transexualidad no esté estabilizada”, reza la nota.

“Los informes de equipos médicos multidisciplinares constituyen una garantía para los menores solicitantes de autodeterminación de género y este aspecto debería de estar recogido por dicha norma legal”, abunda la Organización Médica Colegial. Que remata:

“La asistencia a los menores por parte de equipos médicos multidisciplinares especializados durante todo el proceso de la autodeterminación de género disminuiría el riesgo de no persistencia en el deseo de transexualidad y los riegos psicológicos y orgánicos derivados de un proceso acelerado de la transición de género”.

Legislaciones europeas

de El comunicado afea a los impulsores del proyecto el hecho de que “en las legislaciones AlemaniaBélgicaDinamarcaIrlandaItalia,  LuxemburgoNoruegaPortugalReino Unido o Suecia se exigen condicionantes como mayoría de edad, autorización de representantes legales o intervención judicial para los menores o un informe médico descriptivo de la situación.

La propuesta normativa española va en una dirección distante de estos planteamientos europeos, al exigir solamente la manifestación de voluntad del interesado”, censura.

Los colegios proponen “someter el ejercicio del derecho de rectificación de la mención registral del sexo por parte de los menores de 16 años a las condiciones de ‘suficiente madurez’ y ‘estabilidad en la situación de transexualidad’, del mismo modo que se exigen para los menores de 14 años y mayores de 12”. Así, proponen que se extienda el régimen que se dispone para los menores entre 12 y 14 años hasta los 17 años, como lanzaba un dictamen del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Además, siempre según la nota, explican que ·lo procedente es que el control de su concurrencia se haga en sede jurisdiccional, a través del procedimiento de jurisdicción voluntaria”.

El debate sobre la intervención médica en el proceso de cambio de sexo tal y como se establece en el proyecto de Ley Trans permanecía soterrado hasta que el jefe de Psiquiatría de Niños y Adolescentes del Gregorio Marañón de Madrid, Celso Arangocensuró muy directamente en EL MUNDO el articulado por apartar a los profesionales de la salud mental en el caso de cambio de sexo en menores: “Sufrimos una avalancha de adolescentes que creen que son trans y no lo son“, señaló.

Una semana después, las sociedades españolas de Psiquiatría y Endocrinología hicieron lo propio, también en estas páginas. Se abrió así un debate en el seno del propio PSOE que ha estirado hasta esta semana la discusión de las enmiendas en la Comisión de Igualdad del Congreso. Podemos exige la aprobación de la ley tal y como está, mientras que el PSOE ha presentado una serie de enmiendas que no tocan los aspectos centrales, por el momento.

Comparte este artículo en tus redes sociales.

También te puede interesar:

Artículos relacionados