Una joven Down logra que la Justicia británica cuestione el aborto de personas con discapacidad

(Ref religionenlibertad.com)

La matanza de niños Down llega al Tribunal Supremo británico gracias a la perseverancia de una joven de 24 años. Lo comenta Caterina Giojelli en Tempi:

Heidi Crowter lo ha conseguido: después de meses de campaña y batallas legales, el Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales se ocupará del histórico desafío lanzado por esta joven contra la matanza de discapacitados autorizada por la ley británica a través del aborto hasta el momento de nacer.

Tempi ya les había contado la historia de Crowter, la joven activista de 25 años con síndrome de Down: ha sido gracias a ella si la Asamblea de Irlanda del Norte aprobó en junio una moción para rechazar la legalización del aborto, solapadamente impuesta al país por el gobierno británico durante la parálisis institucional. Crowter consiguió entonces compactar el frente en favor de la vida y la Iglesia, empujando a los diputados, a los que les había dirigido una conmovedora carta, a tomar una postura clara frente a Westminster.

«Según la ley, yo no debería existir»

El desafío pasa ahora al Tribunal Supremo inglés, donde se ha acogido la petición de volver a estudiar judicialmente la ley vigente, según la cual se permite a los padres interrumpir el embarazo en cualquier momento cuando el feto presenta una trisomía. «La ley actual es injusta. Me hace sentir como si yo no tuviera que existir, como si hubiera debido morir. La política dice, fundamentalmente, que es normal que un niño con síndrome de Down sea asesinado incluso en el momento anterior a su nacimiento. Esta es, para mí, una cuestión de enorme importancia, porque yo tengo síndrome de Down, sé lo qué significa tenerlo; también mi marido lo tiene».

Ahora le tocará al gobierno demostrar que matar a niños con síndrome de Down no es discriminación.

En el Reino Unido, el aborto es legal hasta la semana 24, salvo cuando seguir con el embarazo es peligroso para la salud física o mental de la madre, o en los casos en los que el niño «sufre de anomalías físicas o mentales, o tiene una discapacidad grave». Según Máire Lea-Wilson,  madre de un bebé de 16 meses con síndrome de Down, que ha presentado la petición al Tribunal Supremo junto a Crowter, la discriminación es clara y la ley es obsoleta: «Vivimos en una sociedad que proclama dar importancia a las personas con discapacidad y que, de la equidad y la igualdad, ha hecho una bandera». Y sin embargo, cuando con mucho retraso, en la semana 34ª de gestación, a su Aiden le diagnosticaron trisomía 21, le ofrecieron tres veces la posibilidad de abortarlo.

Aiden, que debía ser un infierno

Aiden nació dos semanas después y «durante ese periodo de gran vulnerabilidad, lo único que me repitieron es que mi hijo no sería capaz de vivir de manera independiente, tal vez ni siquiera sería capaz de caminar o hablar, estaría sometido a continuas operaciones quirúrgicas para corregir sus problemas intestinales y los probables defectos cardíacos congénitos, que tenía una probabilidad muy alta de morir en el útero y que nuestra vida, con él, sería un calvario».

Lea-Wilson no sabía mucho sobre el síndrome de Down, pero esta continuas peticiones de que se sometiera a un aborto le habían hecho pensar en una enfermedad infernal. En cambio, «Aiden es una delicia», la mujer está agradecida por su existencia y está feliz de que haya nacido. Lo que la asusta no es el síndrome de Down, sino la ley británica escrita para suprimir científicamente a los niños como el suyo. Según el abogado de ambas mujeres, el proceso podría empezar a principios de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.