Una carta del hospital Vall d’Hebron de Barcelona frena la desconexión del bebé Charlie