Transexualidad: los dilemas éticos y problemas de seguridad de los tratamientos de bloqueo hormonal (Dr. J. Tudela)

Julio Tudela, experto en Bioética relacionada con la transexualidad del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia (UCV), afirma que estos fármacos se administran fuera de indicación y pueden generar efectos secundarios.

Julio Tudela, doctor en Farmacia y experto en Bioética relacionada con la transexualidad del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia (UCV).
Copyright: Diario Médico
Julio Tudela, doctor en Farmacia y experto en Bioética relacionada con la transexualidad del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia (UCV).
Enrique Mezquita

El Ministerio de Igualdad presentó recientemente el borrador de la Ley de Transexualidad, que aún debe ser corroborado por el resto de ministerios afectados por la norma y pasar por el trámite parlamentario pertinente hasta que la norma sea aprobada. Este borrador contempla cuestiones como los tratamientos de bloqueo hormonal «al inicio de la pubertad», la libre determinación de género a partir de los 16 años en documentos oficiales -sin que medien informes médicos o psicológicos, solamente con la declaración expresa de la persona que desea cambiar su género-, o la controvertida figura del «defensor judicial» para menores entre 12 y 16 años que deseen cambiar su género de manera oficial si sus padres están en desacuerdo.

Para Julio Tudela, doctor en Farmacia y experto en Bioética relacionada con la transexualidad del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia (UCV), todas esas cuestiones se suman a unos tratamientos manejados fuera de indicación o ficha técnica y que pueden llegar a producir graves efectos secundarios y, al mismo tiempo, dilemas éticos para los profesionales.

Los profundos cambios que se suceden en la fase puberal, que conducen al individuo hacia su madurez somática y psíquica, se ven drásticamente alterados cuando se administran fármacos, generalmente análogos reversibles de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), cuya función consiste en bloquear la acción de las hormonas sexuales tanto sobre el desarrollo de los caracteres sexuales como otros de orden bioquímico, anatómico, endocrino o neurológico. “Generalmente, a estos tratamientos de bloqueo hormonal siguen los de transición de género, pero la cuestión es que los fármacos manejados no han sido autorizados para esta indicación, sino para el tratamiento de la pubertad precoz, en la que se administran a preadolescentes en los que se quiere demorar el desarrollo puberal porque se presenta prematuramente”. Por tanto, se administran durante un periodo relativamente corto y se suprimen cuando el individuo ha alcanzado la madurez necesaria para emprender los cambios asociados a la pubertad”, apunta.

En este contexto, según Tudela, “no existen datos suficientes de seguridad y eficacia para el empleo de estos tratamientos para el bloqueo hormonal previo a la transición de género”, enfatizando que, de hecho, “ningún estudio científico válido avala las intervenciones de transición, además en edades tan tempranas”.

No existen datos suficientes de seguridad y eficacia para el empleo de estos tratamientos para el bloqueo hormonal previo a la transición de género”

De hecho, aunque se publican muchos estudios al respecto, algunos de ellos contradictorios, “los más serios y sólidos, con más muestras de pacientes y que hacen seguimiento de estos a largo plazo, concluyen todos que dichos tratamientos conllevan graves riesgos y efectos secundarios, y que, en la mayoría de los casos, no resuelven el problema de base de la profunda disconformidad que hace sufrir a la persona con disforia de género, en cuanto a no aceptar su identidad biológica”.

Tudela señala que esos importantes efectos secundarios, algunos graves, se dan “especialmente a partir de los 6 o 7 años de su aplicación” y que “complican la vida de estas personas, en muchos casos de modo irreversible”. Entre los detectados, algunos relacionados con el desarrollo de la masa ósea y el crecimientofertilidad desarrollo neurológico y metabólico.

En concreto, en transiciones de varón a mujer, se han referido en la literatura problemas de depresión (antiandrógenos), descenso libido anómaloaumento bilirrubina, prolactina, trombosis venosacolelitiasis o cáncer de mama próstata (infrecuentes).

Y en las de mujer a varónconductas agresivas, psicosisincremento líbido anómalo, acné facial, alopecia androgénicapoliquistosis ovárica, hiperplasia endometrial, síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), poliglobulia, aumento de bilirrubina, descenso HDLc o cáncer de ovario (infrecuente).

Según Tudela, “la mayoría de los efectos desfavorables se inician entre 3 y 6 meses del inicio de la terapia, con efecto máximo a partir de los 2 años y hasta los 6 o incluso posteriormente”,

Dilemas éticos

Al margen de las cuestiones médicas, Tudela también aprecia dilemas éticos importantes. El principal surge, en su opinión, “del hecho de que estos tratamientos de bloqueo hormonal son administrados a niños que, a diferencia de los casos de pubertad precoz, no padecen ninguna patología orgánica objetivable, sino que lo que inducen sobre cuerpos sanos es precisamente el bloqueo de su normal desarrollo”.

Tudela considera que puede haber profesionales, entre ellos farmacéuticos, que consideren “que en estos tratamientos confluyen suficientes circunstancias como para aconsejar su no dispensación, siendo las fundamentales la ausencia de autorización específica para esta indicación, la falta de evidencias suficientes sobre seguridad y eficacia en pautas de administración sostenida como la que se produce en transexuales, además de que se aplican sobre personas fisiológica y endocrinamente sanas en las que se pretende, precisamente, inducir un desequilibrio orgánico”.

Habría que añadir, concluye, “la imposibilidad de que menores de edad otorguen su consentimiento informado con las garantías suficientes, dadas las consecuencias e irreversibilidad de los tratamiento propuestos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on google
Share on skype
Share on email
Share on pinterest
Share on pocket
Share on print

Artículos relacionados