Thomas Hilgers: «La Naprotecnología conseguirá a largo plazo que no sea necesaria la reproducción asistida»

(Ref abc.es)

La Naprotecnología o «Tecnología de Procreación Natural» (de la traducción NaPro Technology) surgió hace más de tres décadas en Estados Unidos de la mano del ginecólogo y obstetra Thomas Hilgers, cofundador del Instituto Pablo VI para la Reproducción Humana con sede en Omaha (Nebraska). El éxito de esta nueva disciplina, que ahora también ha llegado a España, radica en que logra diagnosticar las causas que provocan la infertilidad en el 99,5% de los casos. Y más de la mitad de las parejas que llegan a la consulta del doctor Hilgers logran ser padres de manera natural.

El doctor Hilgers llegó a este abordaje después de analizar durante años una serie de patrones que se repetían en los ciclos de fertilidad de las mujeres que tenían problemas para procrear de forma natural.

El análisis de esos registros, sistematizados en un modelo que él bautizó como el Método Creighton, le permitió desarrollar un método de diagnóstico para identificar las causas de la infertilidad. «Una vez descubiertos esos problemas comenzamos a sugerir tratamientos y empezamos a ver que las tasas de éxito mejoraban mucho cuando se tiene al alcance de la mano toda esa información que cuando se tratan los problemas de infertilidad de una manera más ciega», asegura el ginecólogo, que participará a partir del próximo 16 de noviembre en un ciclo de videoconferencias, organizadas por Fertilitas a través de su canal en YouTube. El foro contará además con testimonios de matrimonios que presentaban estas patologías y que tras su tratamiento han conseguido un embarazo natural.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad más comunes hoy en día?

La causa más común, en realidad, es la combinación de pequeñas causas, entre las que se incluyen la endometriosis, un funcionamiento hormonal incorrecto, defectos en la ovulación y una reducción sustancial en la producción de moco cervical en las mujeres. Hemos descubiero que los resultados mejoran muchísimo cuando abordamos todos los problemas a la vez en lugar de tratarlos parcialmente de manera individualizada.

¿Que aporta la Naprotecnología a las parejas que tienen problemas para concebir de manera natural?

Creo que es la ciencia más novedosa para abordar los problemas de infertilidad, ya que trata de encontrar las causas. En nuestro programa casi no se dan casos de infertilidad por causas desconocidas, algo que es muy común dentro de la reproducción asistida.

¿Cómo acoge hoy la comunidad médica este nuevo abordaje de la infertilidad?

La respuesta de los pacientes que se acercan a la Naprotecnología es enormemente satisfactoria pero dentro de la función médica subsisten muchos prejuicios frente a este tipo de aproximación al problema. Hasta el momento hemos formado a cerca de mil médicos y tenemos un programa de becas de formación de un año entero para poder transmitir a los ginecólogos interesados todas las técnicas quirúrgicas que van a asociadas a la Naprotecnología.

¿Sigue siendo esta disciplina una gran desconocida para la sociedad?

Sí, creo que es así. Nunca hemos contado con los recursos necesarios para hacer más accesible a la gente este método. A pesar de eso recibimos en nuestro centro de Nebraska pacientes y gente interesada de los 50 estados de EE.UU. y de los seis continentes.

¿Esta disciplina puede competir hoy en eficacia con las técnicas de reproducción asistida?

Pensamos que la Naprotecnología conseguirá a largo plazo que la reproducción asistida no sea necesaria para muchas mujeres con problemas de fertilidad. En las mujeres que tienen dificultades para concebir de forma natural hay causas de salud subyacentes, que no son buscadas con ahínco por parte de la reproducción asistida. Las mujeres acuden a la reproducción asistida con estos problemas de salud y cuando acaban los tratamientos siguen teniendo los mismos problemas que tenían al principio.

La congelación de óvulos, ¿es la solución a la maternidad tardía?

Decididamente ese es uno de los argumentos de ventas más utilizados, pero en realidad es todo un grandísimo experimento. Desde mi punto de vista estamos ante un gran experimento que se realiza con la humanidad sin saber cuáles pueden ser las consecuencias.

En casi todos los países europeos el aborto es legal, ¿debemos dar por perdida la batalla de la defensa de la vida?

La batalla no se ha perdido pero nos va a llevar bastante tiempo antes de que esto pueda cambiar. Acabo de terminar de escribir un libro sobre la ciencia engañosa que hay detrás del caso Roe vs. Wade, una sentencia de la Corte Suprema de EE.UU. de 1973 que legalizó el aborto. En este libro realizo una investigación a fondo sobre los temas médicos que hay detrás de este fallo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.