Los médicos británicos resisten las fuertes presiones y se niegan de nuevo a apoyar el suicidio asistido

Por octava vez en trece años los médicos británicos han vuelto a votar contra la petición del lobby proeutanasia para que se manifieste a favor del suicidio asistido.

Javier Lozano – 05/07/2016

Todo médico que se precie realizó el juramento hipocrático en el que se comprometía a velar por la salud de los enfermos. Pero en la práctica hay facultativos que hacen caso omiso a lo que en su día juraron y prefieren matar a cuidar. Los hay que ya incluso afirman abiertamente que el propio juramento “es una estupidez”.

Fuente: actuall.com
Fuente: actuall.com

El caso es que la división entre los médicos que defienden la eutanasia y los que siguen defendiendo la vida por encima de todo es cada vez más palpable. Si la Asociación Médica Americana, la más grande de Estados Unidos, ya se plantea apoyar estas prácticas promuerte, en Reino Unido la British Medical Association se ha vuelto a posicionar en contra de que los médicos ayuden a morir a los pacientes.
De este modo, la asamblea anual de la British Medical Association (BMA) ha votado en contra de cambiar su postura oficial acerca del suicidio asistido, tal y como había reclamado la asociación proeutanasia Healthcare Professionals for Assisted Dying. La mayoría, (198 votos) se impuso a los que apoyaban la postura de este grupo (115).

Esta es ya la octava vez en trece años que este organismo se ha manifestado sobre este asunto.

Y es que el lobby proeutanasia está buscando en todo el mundo que las principales asociaciones médicas se declaren no necesariamente a favor del suicidio asistido sino simplemente neutrales en esta materia. De esta manera se abriría la puerta a que los legisladores se escudasen en esta supuesta neutralidad para así aprobar leyes de eutanasia.

Es precisamente lo que ocurrió en el estado de California, donde la Asociación Médica Americana se declaró neutral y esto fue utilizado por el gobernador para realizar esta ley.

Las presiones del lobby proeutanasia

Pero en el caso concreto de Reino Unido la mayoría de médicos no está a favor de apoyar el suicidio asistido, a tenor de las encuestas existentes en el sector. La oposición es especialmente mayoritaria entre las asociaciones de médicos de familia y geriatras.

Entre las personas que trabajan día a día con enfermos terminales el rechazo es aún más grande. Los enfermeros dedicados a los cuidados paliativos se niegan a que se legalice el suicidio asistido (82%). Y ellos más que nadie saben de lo que hablan.

La British Medical Association: “La neutralidad nos excluiría del debate en una cuestión que afecta grandemente a la profesión médica”

Frente a las presiones ejercidas contra los médicos británicos y los argumentos esgrimidos por el lobby de que la sociedad reclama una ley de estas características, los facultativos responden ateniéndose al código deontológico y al sentido común. Consideran que aunque la mayoría crea que la vida humana no tiene valor el trabajo de los médicos siempre ha sido y siempre será intentar curarlo o cuidarlo. Y este aspecto no entiende de mayorías.

Además, la British Medical Association ya conoce las presiones del lobby proeutanasia y por eso tiene claro que declararse neutral como les piden no es una opción. En 2012, el entonces presidente de esta asociación, Hamish Meldrum, afirmó: “Creo que esta sería la peor opción de todas. La neutralidad nos excluiría del debate en una cuestión que afecta grandemente a la profesión médica”.

La “pendiente resbaladiza” de la eutanasia

Los médicos británicos son conscientes de las consecuencias de una ley de suicidio asistido. Los ejemplos de países como Holanda o Bélgica muestran muy a las claras que estas prácticas acaban generalizándose.

En países como Holanda se puede pedir la eutanasia por una depresión, un desengaño amoroso o por enviudar

En Holanda y Bélgica ya se practica la eutanasia a niños enfermos, a jóvenes que la han solicitado por tener depresión o personas mayores sanas pero que se sienten solas porque se han quedado viudos. Incluso, un desengaño amoroso ha sido causa para que un médico ayude a morir a un paciente en estos países.

Llegados a este punto, en Holanda varios investigadores ya van más allá y piden arrancar los órganos a pacientes aún vivos que han solicitado la eutanasia. Consideran que así estas personas harían un favor a la humanidad.

Sobre estos escandalosos casos se ha manifestado en varias ocasiones la portavoz de Derecho a Vivir, la pediatra Gádor Joya, que considera que “Holanda se está convirtiendo en el paraíso de la eutanasia y en el paradigma de la deshumanización”.

“No es más que un nuevo descenso por la pendiente resbaladiza por la que se desliza la eutanasia, que comienza aprobándose para casos extremos y acaba en esto”, asegura.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on google
Share on skype
Share on email
Share on pinterest
Share on pocket
Share on print

Artículos relacionados