Los embriones «merecen respeto» y no deben ser manipulados ni desechados. Histórica sentencia en Uruguay

profesionalesetica.org
26/09/2013

Los embriones “merecen respeto” y no deben ser manipulados ni desechados “por tener latente el derecho de convertirse en persona humana”, ha afirmado con rotundidad una sentencia de un Tribunal de Apelaciones Civil uruguayo por la que se condena a una sociedad médica del país (la Asociación Española) a indemnizar a dos parejas a las que les desecharon los embriones tras un tratamiento de fecundación in vitro. La aseguradora ha sido condenada a indemnizar a dos parejas usuarias de reproducción asistida (con 500 mil dólares y 220 mil dólares respectivamente) a devolverles el importe del tratamiento realizado en el Servicio de Esterilidad y Fecundidad, incluyendo la medicación que habían adquirido.

El procedimiento judicial lo iniciaron ambas parejas en el año 2004. Tras un tratamiento de fecundación in vitro generaron 16 embriones de los cuales 3 fueron descartados. A cada mujer se le transfirieron 3 embriones; una tuvo mellizos y la otra no logró quedarse embarazada. El resto de embriones (3 de una pareja y 4 de la otra) fueron congelados.

Al cabo del tiempo, la pareja que no había logrado tener hijos volvió a pedir los embriones para intentar de nuevo tener un hijo y descubrieron que la clínica que los custodiaba ya no los tenía. Los embriones conservados habían sido desechados por un error de manipulación por el cual la temperatura estaba más baja de lo que debía y se quemaron. La sentencia indica que ambas parejas no fueron informadas de los riesgos de la técnica de crioconservación a la que se somete a los embriones.

La resolución judicial también afirma que el embrión «tiene status propio, nunca idéntico al de las cosas o bienes (…). Ello implica que no pueda ser voluntariamente destruido, desechado, utilizado para otros fines que no sean el de sus propia culminación como ser humano y menos aún manipulación, ni utilización con fines de investigación y experimentación».

Para Teresa García-Noblejas, Secretaria General de Profesionales por la Ética, «las afirmaciones de la sentencia sobre el estatus del embrión humano son aplicables a todos los países. Lamentablemente, en España (tercer país europeo donde más tratamientos de reproducción asistida se hacen al año) la legislación permite desechar embriones y seleccionarlos en función de sus características genéticas. No existe ninguna estadística oficial sobre el número de embriones congelados y los centros de reproducción asistida no tienen obligación de proporcionar sus datos. La destrucción de 170 embriones congelados en el Hospital La Paz de Madrid hace unos meses la hemos conocido porque se trataba de un centro público; no existe control alguno sobre este tema, es tabú pero genera enormes beneficios a las clínicas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.