Ginecólogos uruguayos ganan juicio por objeción de conciencia en el aborto

AICA.ORG.- 25-AGOSTO-201519350

Gracias al fallo definitivo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) del Uruguay, los médicos ginecólogos podrán abstenerse de practicar un aborto en cualquiera de sus fases, previsto en la Ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo.

El año pasado, alrededor de 100 ginecólogos demandaron al gobierno uruguayo impugnando 11 de los 42 artículos de su reglamento de la ley del aborto. Para los médicos, el documento restringía “ilegítimamente el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia del personal de salud”.

En la sentencia, firmada el 11 de agosto y difundida recientemente, el TCA da la razón a los médicos en 7 de los 11 artículos imputados.

Los profesionales reclamaron porque dichos artículos limitaban la invocación de objeción de conciencia a recetar el fármaco abortivo o hacer el legrado. Además los obligaba a participar en todos los procedimientos previos y posteriores a la interrupción del embarazo, en lo que el TCA les dio en forma preliminar la razón.

El Dr. Gianni Gutiérrez, abogado de los médicos que presentaron el recurso ante el TCA, expresó que «los profesionales entienden que el decreto limita la objeción de conciencia que estaba establecida en la Ley» y que el decreto «se mete en la relación médico-paciente, limitando la información que el médico puede dar a los pacientes que comienzan el camino para interrumpir el embarazo» por lo que aseguró que “la sentencia del TCA es contundente en la defensa de la libertad y del ejercicio de la profesión médica”

Por su parte, Carlos Polo, director de la Oficina para América Latina Population Research Institute, destacó que esta sentencia “es un primer paso para luchar contra el asesinato legal de niños por nacer en el Uruguay”.

“Su importancia reside en el espíritu combativo que han mostrado los médicos ginecólogos para evitar esta odiosa imposición”, señaló.

Polo subrayó que “al final, no son los políticos quienes tienen que cortar en pedazos a un niño sano. Tampoco es la cúpula de abortistas. El aborto legal obliga a matar a un médico que sintió la vocación de salvar vidas”.

“Con las recientes revelaciones del escandaloso tráfico de órganos de bebés abortados de Planned Parenthood, muchos médicos y personal de salud querrán librarse de la barbarie a la cual conduce el aborto legal”, aseguró.

El aborto se despenalizó en Uruguay hasta las doce semanas de embarazo, con una ley aprobada en 2012 durante el gobierno del socialista José Mujica. Un proyecto de ley similar había sido vetado cuatro año antes por el entonces presidente Tabaré Vázquez, electo nuevamente para el periodo 2015 – 2020.+

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on google
Share on skype
Share on email
Share on pinterest
Share on pocket
Share on print

Artículos relacionados