El presidente de Malta, laborista y médico, dice que prefiere dimitir a firmar una ley de aborto

(Ref religionenlibertad.com)

George William Vella es desde 2019 el presidente de Malta. Este cargo de Jefe de Estado, en mandatos de 5 años, lo designa el Parlamento único de la isla, y en su caso contó con la aprobación del Partido Nacionalista (de derechas) y del suyo propio, el Partido Laborista (de izquierdas).

Vella tiene 2 hijos, 7 nietos, es médico especializado en medicina familiar y es bien conocido en el Parlamento porque lleva en él desde 1976. También ha sido durante 7 años Ministro de Exteriores: sabe lo que pasa por el mundo.

Ahora ha llamado la atención de la prensa internacional al declarar su absoluta oposición al aborto, hasta el punto de decir que prefiere dimitir del cargo antes que firmar una ley que legalice el aborto en este país isleño europeo de 500.000 habitantes, de los que el 90% se declaran católicos.

Dijo el 17 de mayo en NETnews que “nunca firmaré un proyecto de ley que implique la autorización de asesinato».

De acuerdo a Times of Malta, el presidente dijo que si bien la aprobación de un proyecto depende del Parlamento, “tengo la libertad, si no estoy de acuerdo con un proyecto de ley, de renunciar y volver a casa, no tengo ningún problema en hacer esto».

Cuando se le preguntó a Vella si pensaba que había casos en los que el aborto debería ser permisible, el presidente respondió: “O mataste o no mataste, no puede haber media muerte. Lo tengo muy claro, no hay peros«.

Sólo una diputada díscola intenta legalizar el aborto

Pero no parece que Vella vaya a tener que dimitir. La parlamentaria Marlene Farrugia presentó el 12 de mayo un proyecto de ley para despenalizar el aborto, el primero de este tipo en el país mediterráneo, pero sin posibilidades de prosperar. Farrugia fue parlamentaria antes de los dos grandes partidos del país, y en 2016 creó su propio Partido Democrático, de la que es la única diputada. Es la primera vez que hay un diputado de un partido que no sea el Nacionalista o el Laborista.

Si en años anteriores Farrugia se mostró contra el aborto, el almacenamiento y congelación de seres humanos en fase embrionaria y la píldora del día después (que tiene efectos abortivos), ahora ha decidido impulsar su partido nuevo tratando el tema que nadie quiere, el aborto, diciendo que es posible a la vez defender la vida y despenalizar las prácticas que eliminan seres humanos en el seno materno.

El proyecto de ley propone eliminar tres artículos del Código Penal de Malta, que establecen que la persona que busque un aborto o ayude en su ejecución, puede ser condenado a hasta tres años de prisión. En realidad, no se ha juzgado a casi nadie por esta causa.

El Partido Laborista dijo que estaba abierto a discutir la despenalización, pero no quería someter el asunto a votación parlamentaria. El Partido Nacionalista dijo que nunca favorecería la despenalización porque defendía el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte.

El Arzobispo de Malta, Charles Scicluna, recordó el 13 de mayo que “el vientre de una madre es algo querido y santo, es allí donde la vida humana puede crecer. Oremos para que el útero siga siendo un lugar de vida, no un lugar donde se comete la matanza”, según citó el Times of Malta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *