Clínicas abortistas arrojan a la basura datos de pacientes y restos fetales

abc.es
17.12.2014
jeringuillas--644x362
María (nombre ficticio) acudió a una clínica abortista de Madrid para someterse a su tercer aborto. La hoja clínica con sus datos personales e incluso el número de su teléfono móvil apareció días después en un contenedor de basura a pocos metros del centro donde se había realizado la intervención. El hallazgo de esta y otras presuntas infracciones graves en siete clínicas abortistas de Madrid, Cataluña, Navarra y Aragón han culminado en una denuncia interpuesta por la plataforma La Vida Importa ante la Unidad de Delitos contra las personas de la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos.

Su portavoz, el abogado Juan Sánchez Galera, explica a ABC «que se trata de delitos muy graves como la vulneración del secreto profesional y derechos básicos de las pacientes como la protección de su identidad y de sus historicas clínicas. Dos actuaciones que van en contra de la buena praxis médica y que superan los límites establecidos por la Ley de Autonomía del Paciente, la Ley de Protección de Datos y las mínimas pautas éticas». Los documentos hallados en la basura contienen datos perfectamente identificables de las pacientes: hojas de asistencia, copias de libro de familia, post-it con nombres, apellidos y teléfonos de contacto, además de copias de pruebas médicas.

La denuncia interpuesta el pasado 6 de junio acusa también a estas clínicas de realizar presuntos «abortos quirúrgicos en negro». «En España se producen un 35% más de abortos de los oficialmente registrados y publicados cada año por el Ministerio de Sanidad. De este superávit de abortos no registrados se deduce una estafa importante contra Hacienda por parte de los centros autorizados», asegura el Informe sobre la Situación Real del Aborto en España, realizado por la plataforma.

Esta asociación civil pro vida también denuncia a estos centros privados concertados con las Consejerías de Sanidad de las respectivas comunidades autónomas de no cumplir con la legislación en vigor en materia de tratamiento de sus residuos biosanitarios. Después de tres meses de investigación, los denunciantes han hallado en contenedores de basura en plena vía pública cantidades importantes de sangre, agujas plásticas hipodérmicas, DIUs, materiales punzantes, etc. Estos residuos peligrosos, que deberían ser gestionados como residuos biosanitarios, se han encontrado «sin ni siquiera el envase adecuado». «Cualquier trabajador del sistema público de limpieza se puede infectar porque estos restos peligrosos están junto a la comida de cualquier vecino», explica Galera.

Mezclados con todo este material también se han hallado restos humanos, según consta en la denuncia a la que ha tenido acceso ABC. «Como tiran tanta sangre, a veces se les escapa una mano. Esto demuestra que estas clínicas no tienen ningún control y por eso muchas veces se encuentran restos pequeños de fetos», explica Galera, quien recuerda que conforme al Decreto 124/1997 que aprueba el Reglamento de Sanidad Mortuoria, «los restos humanos con entidad suficiente procedentes de abortos, mutilaciones y operaciones quirúrgicas» deben tener como destino la incineración o el enterramiento en lugar autorizado.

Los centros denunciados por algunas de las infracciones citadas son Clínica Ginecológica Callao, Datos Partner Line, Centro Médico Pacífico y Centro Médico El Bosque. Todas ellas en Madrid. Las restantes son Clínica Amec (Zaragoza), Clínica Ansoáin (Navarra) y Centro Médico Aragón-Gerona (Gerona).

Falta de respuesta de Interior
La plataforma lamenta que seis meses después de poner en conocimiento de estas presuntas infracciones a la Guardia Civil y al Ministerio del Interior «no se haya hecho nada». La Asociación Española de Abogados Cristianos ha tomado cartas en el asunto y este martes ha presentado una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos contra la clínica Dator Partner Line, Callao, El Bosque y Amec «por tirar a la basura datos personales de las pacientes». En los próximos días, anunciaron, «se van a interponer también las correspondientes denuncias ante las consejerías de Sanidad que tienen convenios con estos centros».

Ambas asociaciones civiles presentarán además «denuncias ante la Policía Sanitaria Mortuoria por los residuos sanitarios humanos e instrumentales» que presuntamente algunas de estas clínicas estaban ignorando. Por su parte, la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) a la que pertenecan varios de estos centros aseguró este martes a ABC que desconocían «por completo los hechos y la denuncia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.