Aborto: ¿Cumplirá Rajoy su palabra?

forofamilia.org

25.07.2014

El Gobierno de España parece dudar sobre la reforma de la legislación en materia de aborto y, en consecuencia, retrasa una vez y otra su aprobación, colocándose ya en el límite de lo posible pues a partir de enero entramos en un año electoral poco recomendable para un debate serio sobre un tema de inmensa trascendencia. En estas circunstancias conviene recordar al Gobierno y al partido que lo sustenta lo siguiente

El Gobierno de España parece dudar sobre la reforma de la legislación en materia de aborto y, en consecuencia, retrasa una vez y otra su aprobación, colocándose ya en el límite de lo posible pues a partir de enero entramos en un año electoral poco recomendable para un debate serio sobre un tema de inmensa trascendencia. En estas circunstancias conviene recordar al Gobierno y al partido que lo sustenta lo siguiente:

a)      una parte relevante de su electorado no perdonaría un incumplimiento del expreso compromiso electoral del PP en materia de aborto ni un cumplimiento meramente formal que no se proponga en serio la reducción efectiva del número de abortos afrontando la erradicación de sus causas.

b)      Esa parte de su electorado puede abandonar definitivamente al PP convirtiendo en irreversible la desafección que se puso de manifiesto en las elecciones europeas. La economía y el empleo son factores muy importantes para movilizar el voto, pero las convicciones morales y las cuestiones de principio son esenciales para fidelizar a los propios votantes. Esto la izquierda lo entiende con claridad y el PP y sus asesores parecen olvidarlo …y por eso caminan hacia un desastre anunciado para sus intereses electorales.

c)      El PP no ha sido leal a sus compromisos electorales en materia de familia (aunque ahora parece querer recuperar este punto de su agenda); ha sido tímido en su reforma de la educación y estamos a la espera de si también abandona a su electorado en materia de defensa de la vida. De consumarse esta traición, nada tendría de extraño que esos millones de votantes del PP que se han quedado en casa en las europeas, den el paso de irse a otras opciones políticas en las próximas elecciones locales y autonómicas y en las generales. Nadie vota a quien le ha engañado y le traiciona…aunque la economía vaya bien.

El Gobierno y el PP no debieran olvidar a los millones de manifestantes de la anterior legislatura que salieron a la calle para defender el derecho a la vida y a la maternidad y cuyo grito alegre en las calles recogió el PP en su programa electoral en las últimas generales. Ya no hay razones comprensibles para retrasar más la aprobación del proyecto de ley en materia de derechos del concebido y la maternidad. Más retraso es igual a voluntad de no aprobarlo. Y descafeinarlo sería igual a una traición agravada por la voluntad de engaño subyacente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on google
Share on skype
Share on email
Share on pinterest
Share on pocket
Share on print

Artículos relacionados