El Congreso inicia la tramitación de una nueva ley de muerte digna

El Congreso ha dado luz verde a la iniciativa de C’s de tramitar una nueva ley de muerte digna y garantizar los cuidados paliativos al final de la vidaNi PSOE, ni Podemos ni PP están plenamente de acuerdo con la proposición de Ciudadanos pero populares y socialistas prefieren tomarla como baseEutanasia, muerte digna, suicidio asistido ¿cuál es la diferencia?

Oficina ciudadana que asesora sobre la muerte digna en un Ayuntamiento madrileño. FOTO: Chema Tejada

MARISA CRUZ-EL MUNDO
28/03/2017

El derecho a morir con dignidad, sin dolor, sin padecer tratamientos encarnizados cuando no hay más esperanza es el objetivo de la ley básica y de ámbito de nacional que ha recibido el visto bueno de la mayoría de los grupos parlamentarios para emprender su tramitación en la Cámara. El proyecto es obra de Ciudadanos y en ningún caso puede considerarse un intento de introducir legalmente la eutanasia o el suicidio asistido en España. El texto de la formación naranja aspira a garantizar el derecho en todo el territorio nacional de los llamados cuidados paliativos así como asegurar el respeto a la voluntad del paciente o de sus familiares o representantes, en caso de menores de edad o personas incapacitadas, a rechazar tratamientos o ser objeto de intervenciones que prolonguen su vida sin esperanza de curación. La proposición de ley de Ciudadanos, de hecho, se hace eco de la normativa que ya existe en un total de nueve comunidades autónomas y apenas va más allá. Su pretensión, en definitiva, es la de conseguir que exista una legislación a nivel nacional, razón por la cual los grupos nacionalistas sospechan que estamos ante un movimiento centralizador por parte del partido de Rivera.La propuesta no obstante se ha abierto camino con el voto a favor de PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, Compromís y UPN. No suscita entusiasmo pero su tramitación abre la vía para acabar aprobando una regulación que vaya más allá de los cuidados paliativos aunque muy difícilmente se aproximará al reconocimiento de la eutanasia. Podemos, no obstante, lo intentará. El grupo encabezado por Pablo Iglesias ya ha avanzado su pretensión de presentar un texto alternativo al de Ciudadanos. Un texto en el que sin duda recogerán buena parte de los postulados que incluyeron en la proposición de ley que sometieron a votación la semana pasada y en la que sí se contemplaba la práctica del suicidio asistido. La iniciativa de la formación morada no superó el corte al enfrentarse al voto en contra de PP, Foro Asturias y UPN, y a la abstención de PSOE, Ciudadanos, PDeCat y Nueva Canarias.Francisco Igea, el diputado de Ciudadanos que defendió la iniciativa, insistió en que “la política útil no es levantar banderas o agitar pasiones” sino conseguir que los ciudadanos, y en este caso los pacientes, noten “mejoras reales y efectivas” e hizo hincapié en la necesidad de aprobar una ley básica para que el derecho a morir con dignidad alcance en condiciones de igualdad a todos los españoles vivan en la comunidad en que vivan.Con este argumento, Igea hizo frente a los reproches del PSOE por su “oportunismo político” teñido, en opinión de los socialistas, de “conservadurismo y centralismo”.ERC optó por la abstención asegurando que lo hacía “en solidaridad con los españoles”. Cataluña no ha regulado todavía el derecho a morir dignamente, aunque el Parlament está tramitando una ley que incluiría la despenalización de la eutanasia y el suicidio médicamente asistido, a los que se oponen PP y C’s. Los republicanos no perdieron la ocasión de acusar a C’s de demostrar con su proposición una “obsesión enfermiza por perseguir el derecho a decidir de las personas y limitar el autogobierno catalán”. También el PDeCat transitó por este camino. Los diputados de este grupo votaron en contra porque creen que con una ley básica de este tipo lo que se pretende es «desmantelar» una competencia que Cataluña tiene atribuida por la Constitución.El PP apoyó la proposición con el objetivo, según su portavoz, Pilar Cortés, de profundizar en los derechos de los pacientes y garantizar la calidad de los cuidados en el proceso final de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *