Lo que pasa cuando se gobierna sin principios.- Blog de Antonio Argandoña

De un chiste en el Financial Times del 19 de mayo. Dos oficiales, en un pasillo del Pentágono; uno va leyendo un periódico en el que destaca la palabra Ramadi, que es el nombre una ciudad que el Estado Islámico había ocupado el día anterior. El otro dice: “Hay días en los que uno desearía que Irán tuviese armas nucleares”.

Antonio Argandoña.-Profesor del IESE-España

Antonio Argandoña.-Profesor del IESE-España

El oportunismo es una gran tentación de los políticos -y de otras muchas profesiones, también de los empresarios. El problema del oportunismo es que no puedes tener en cuenta las consecuencias de tus decisiones. Por eso, lo que hoy es una buena idea, mañana lo veremos como un desastre. Hay una variante de oportunismo que es particularmente perniciosa: los enemigos de mis enemigos son mis amigos.

Me dirá el lector que gobernar con principios no está exento de problemas. De acuerdo: nadie ha demostrado que sea algo fácil. Pero es mucho más predecible. Y se puede explicar mejor. Y puede despertar más colaboraciones. Y forma mejor a los ciudadanos, o a los empleados, o a los consumidores… Sobre todo, es coherente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.