LA IMPORTANCIA DEL FRACASO DEL INFORME ESTRELA

foroandaluzfamilia.org
04/11/2013
ab
Queda claro el carácter totalitario de los promotores del informe Estrela y el peligro que entrañan para nuestra sociedad, también es evidente que la red de lobbies y organizaciones que les plantan cara a nivel europeo cada vez es más eficaz. En esta ocasión, además, la reacción no se ha limitado solamente a rechazar el informe Estrela, sino que se ha presentado una resolución alternativa respetuosa de la vida y la conciencia de los europeos. Es cierto que tampoco ha conseguido el apoyo del Parlamento Europeo, principalmente debido a las luchas entre grupos parlamentarios, pero por primera vez se ha alzado una voz con una propuesta alternativa.

Jorge Soley
A menudo pensamos que lo que ocurre en las instituciones europeas es algo lejano y sin impacto sobre nuestras vidas. La reciente sentencia sobre la doctrina Parot habrá hecho cambiar a muchos de opinión. Pero esta semana, además del asunto del cumplimiento de las penas, en Europa tenía lugar una crucial votación que iba a afectar de modo gravísimo a cuestiones como la educación de nuestros hijos, el aborto o la libertad de conciencia.

En lo que se conoce como Estrela Report (Informe Estrela) debido a la firmante del mismo, Edit Estrela, eurodiputada socialista portuguesa (formalmente Informe sobre la Salud y los Derechos Sexuales y Reproductivos) se pretendía que el Parlamento Europeo reconociera el aborto como un derecho fundamental y pedía a los estados que limitaran la libertad religiosa y la objeción de conciencia.

Como vemos, el informe no se andaba por las ramas.

A pesar de que la objeción de conciencia es un derecho recogido en la legislación internacional, el Informe Estrela pretendía restringirlo en cuanto se opone a un supuesto derecho al aborto. Un derecho, por cierto, que no existe en ninguna tratado internacional. Lo que sí existe es justamente lo contrario: una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que establece que el embrión humano merece protección legal desde el primer momento de su existencia.

Y por si no tenían poco, el informe impulsaba una educación sexual a impartir en las escuelas europeas «libre de tabúes», lo que incluía la iniciación a la masturbación desde la mas tierna infancia (0 a 4 años) y la promoción del «descubrimiento» por parte de los niños de cuál es su género. Y todo esto, por supuesto, obligatorio y estatalizado y pasando por encima del derecho de los padres a educar a sus hijos.
La totalitaria propuesta pretendía ser aprobada una semana antes del plazo de presentación de las firmas de la campaña “One of Us”, la exitosa iniciativa popular europea para proteger a los embriones humanos que ha recogido casi un millón y medio de firmas. Por fortuna, la reacción de los defensores de la vida, la familia y la libertad en Bruselas ha sido rápida y eficaz, con el resultado de que el Informe Estrela ha sido rechazado en un agitado pleno y devuelto al Comité que lo presentó por 351 votos contra 319 y 18 abstenciones. Una victoria muy importante y meritoria, pero que no es definitiva, pues es seguro que los promotores de la cultura de la muerte y de la ideología de género volverán a la carga. Como afirmaba Sophia Kuby, directora ejecutiva de European Dignity Watch, una de las organizaciones que más han luchado en contra del Informe Estrela, “Estamos muy contentos de que no sólo el Parlamento Europeo haya entrado en razón, sino también de que la voz de los 1,4 millones de ciudadanos que firmaron la Iniciativa Ciudadana Europea ‘One of Us’, para una mayor protección de la dignidad humana, haya sido escuchada y representada en la decisión de hoy”.

Por el momento, y mientras nos congratulamos por el resultado de esta votación, podemos extraer varias enseñanzas. Por un lado, si queda claro el carácter totalitario de los promotores del informe Estrela y el peligro que entrañan para nuestra sociedad, también es evidente que la red de lobbies y organizaciones que les plantan cara a nivel europeo cada vez es más eficaz. En esta ocasión, además, la reacción no se ha limitado solamente a rechazar el informe Estrela, sino que se ha presentado una resolución alternativa respetuosa de la vida y la conciencia de los europeos. Es cierto que tampoco ha conseguido el apoyo del Parlamento Europeo, principalmente debido a las luchas entre grupos parlamentarios, pero por primera vez se ha alzado una voz con una propuesta alternativa. Por otra parte, se ha asistido a la quiebra de la disciplina de voto por parte de algunos parlamentarios socialistas y liberales quejosos porque la Unión Europea no tiene competencias para imponer directrices sobre estas cuestiones a los Estados miembros. El argumento, aunque cierto, es débil, pero bienvenido sea si sirve para detener iniciativas de este tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.