Íñigo Alli, el padre que se metió en política para defender los derechos de las personas con síndrome de Down

Desde 2016, Alli es parlamentario en el Congreso de los Diputados para defender los derechos de personas como su hija Inés.

COPE – 20/02/2019

ïñigo Alli, desde la tribuna del Congreso de los Diputados

La vida de Íñigo Alli cambió por completo el del 14 de febrero de 2009. Esa mañana, este navarro esperaba en el pasillo cuando el pediatra de guardia salió del paritorio del Hospital de Navarra para comunicarle que ya había nacido su hija Inés. “Enhorabuena, su hija ya ha nacido. Tengo que decirle que parece que su hija ha venido al mundo con síndrome de Down” recuerda que le dijo el doctor en una publicación que ha hecho en sus redes sociales.

Una preciosa niña que nació con síndrome de Down. Íñigo Alli no recuerda la cara que puso al recibir la noticia, y lo primero que acertó a preguntar fue cómo estaban tanto la madre como la niña. “Ambas están bien”, le dijo el pediatra. Íñigo comenzó a ser consciente de que su hija había nacido con una discapacidad, aunque reconoce que la inquietud le duró 10 minutos, “el espacio que llevaba hasta la sala donde estaba Inés, llorando sola. En ese momento, el pediatra colocó con mucho cuidado a mi hija en mis brazos. Inés estaba conmigo por primera vez. Sus párpados superiores se montaban sobre los inferiores. Aquella ‘chinita’ se tranquilizó. Dejó de llorar”, asegura, y en ese momento se percató de que su vida iba a ser diferente.

Decidió que sería él mismo el que le comunicara a su esposa, recién recuperada del parto, la situación de su hija. Su esposa estaba intranquila por no saber nada de su bebé, y le preguntó a Íñigo si ocurría algo con su bebé. Él le respondió: “Cariño, Inés está bien. Es preciosa y tiene síndrome de Down”. La mujer le respondió “trae a nuestra hija” y, en ese momento, relata Alli, “comenzó una nueva historia en nuestra vida. En nuestra familia. Una historia maravillosa”.

El diputado cuenta como “cuando los tres, Inés, Isabel y yo estábamos abrazados, sonriendo y viviendo la plenitud de nuestra respuesta ante aquella prueba que nos había dado la vida, llegaron para trasladar a planta a la mamá y a su hija”. Entonces, se oyó algo que este navarro se le grabó en el alma. “¡Jo, Inés, qué suerte has tenido al nacer en esta familia!”.

Han pasado ya 10 años de aquello y el nacimiento de Inés ha cambiado la vida de Íñigo completamente. Este biólogo tenía un puesto ejecutivo en Caja Navarra y lo abandonó todo para meterse en política a defender sus convicciones. antes creó una asociación llamada Síndrome Up, que ayuda y promueve un cambio de enfoque en el tratamiento de las discapacidades. Y esto es lo que también ha intentado hacer desde su escaño primero en el gobierno navarro y luego en el Parlamento español. Gracias a su propuesta se ha aprobado que decenas de miles de personas con discapacidad mental puedan votar en las elecciones.

Pero, desde el Congreso, Íñigo siempre ha defendido a los más débiles, aportando argumentos en contra del aborto y de la eutanasia. Además, ha votado en contra de los proyectos de la ideología de género, que pretendían imponer leyes LGTB, rompiendo incluso la disciplina de voto para ello. Incluso, defendió la programación religiosa en la televisión pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.