Da a luz en coma y dos años después juega con su hija

TELECINCO – 17/09/2018

Foto: Facebook

Marikena, una joven argentina, tenía 17 años cuando sufrió un accidente de tráfico que le dejó en coma. Así en estado vegetativo tuvo a su bebé. Tras años después, Marikena camina, hace deporte y sobre todo juega con su hija, Vasty.

La familia de Marikena supo que su hija adolescente estaba embarazada en el hospital. La chica había quedado en coma tras un accidente de moto. Le gustaba la velocidad y formaba parte de un equipo de Moto GP pero el accidente ocurrió en la esquina de su casa, a 20 km/h, cuando conducía su novio.
Semanas después del accidente su madre, Soraya Martínez Barbero, la vio abrir un ojo en la cama del hospital y supo que su hija se recuperaría. A Marikena la trasladaron a un centro especializado en Mar de Plata porque en Santiago del Estero no había medios para atenderla. Quizás esa fue su suerte porque meses después, por cesárea, nació Vasty, que pesó 2,4 kilos y está sana.
Ocho meses después de estar hospitalizada en Mar del Plata, Marikena recibió el alta y llegó a su casa caminando. Su madre, cuenta al diario Clarín cómo una doctora que le dijo que su hija nunca saldría del coma y que ella no se dio por vencida. “Pasaba 22 horas al día masajeándola”, asegura.
Hoy, casi tres años después, Marikena habla, anda, monta en bici y lo más importante, juega con su hija Vasty.
La misma noche del accidente, una doctora le dijo a Soraya “que no tenía de qué preocuparme, que el embrión no resistiría toda la radiación, toda la droga que había recibido esa noche”. Cuenta que le propusieron abortar, y ella se negó: “Que sea Dios quien disponga”. Hoy Vasty es para su abuela “una prueba de que los milagros existen”.
“Vasty sabe que su mamá es especial y tienen un trato especial, duermen juntas, a veces se pelean por celos, son dos niñas. Pero la conexión que tienen es única. Son dos luchadoras que se aferraron a la vida”, habla la orgullosa abuela y madre.
Soraya está convencida que la recuperación de su hija es gracias a su nieta. Cuando nació Vasty empezó a “tener sensibilidad, a moverse más, a andar. Hoy escucha música, anda en bicicleta, me ayuda en la casa. Todos los días hay un avance”. No habla pero ahora que va a cumplir 20 años “es una nueva mujer” que ya ni siquiera toma medicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.