¿Cómo afecta la legislación belga sobre la eutanasia a los enfermeros y a los trabajadores sociales de ese país?

OBSERVATORIO DE BIOÉTICA UCV – 27/11/2018

Un extenso estudio publicado en el British Medical Journal, con el título “Involucramiento de las enfermeras en la eutanasia: una revisión de la literatura” afirma que “En los debates éticos sobre la eutanasia, el enfoque a menudo se centra exclusivamente en la participación de los médicos y la participación de las enfermeras rara vez se menciona. Sin embargo, las enfermeras ocupan una posición central en el cuidado de los pacientes terminales, donde enfrentarse a una solicitud de eutanasia es una realidad siempre presente “.

En relación con ello, en un libro reciente titulado Eutanasia y suicidio asistido: Lecciones de Bélgica, se afirma que “Las enfermeras y trabajadores sociales belgas que se especializan en el tratamiento de pacientes moribundos, renuncian a sus trabajos porque las unidades de cuidados paliativos se están convirtiendo en” casas de eutanasia”.

Por su parte, el profesor Benoit Beuselinck, oncólogo consultor de los Hospitales de la Universidad Católica de Lovaina, afirma que, “un número creciente de personal del hospital, empleado en el sector de cuidados paliativos, está abandonando sus puestos porque no desean ser reducidos a la preparación de los “pacientes y sus familias para la muerte por inyección letal”. También afirma que después de más de 15 años de eutanasia legal en Bélgica, “las unidades de cuidados paliativos corren el riesgo de convertirse en “casas de eutanasia, que es lo contrario de lo que deberían ser”.

“Las enfermeras consideran que la demanda de eutanasia es una carga imposible, y algunas unidades belgas de cuidados paliativos, que han abierto sus puertas a los pacientes que solicitan la eutanasia, han visto cómo las enfermeras y los trabajadores sociales abandonaban la unidad porque se sienten decepcionados, al no poder ofrecer cuidados paliativos a sus pacientes de una manera apropiada, y ver que su función se reduce a preparar a los pacientes y sus familias para suministrarles inyecciones letales “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.