Comentario del Prof. Jouve, Catedrático de Genética a la noticia sobre la utilidad en humanos del descubrimiento células madre embrionarias en ratones vivos adultos.

Por el interés que tiene la noticia para la investigación científica en España, reproducimos un breve comentario del Prof. Nicolás Jouvé, Catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá, una de las máximas autoridades en la materia.
Fuente: www.investigadoresyprofesionales.org

Un trabajo de gran interés básico. Por Nicolás Jouve- 12/Sep/2013 .

Se trata de una gran aportación de científicos españoles que se presta a hacer una serie de reflexiones. ¿Son realmente totipotentes las células iPS obtenidas in vivo? Solo en el caso de que tuviesen capacidad real de generar un organismo completo se deberían considerar totipotentes y si fuese así, las estructuras derivadas deberían considerarse embriones y no llamarlas «pesudoembriones» como está apareciendo en algunos medios de comunicación. En segundo lugar, no es cierto que las células madre embrionarias sean la principal apuesta para la futura medicina regenerativa, ni es necesario que sean las únicas capaces de generar cualquier tipo celular de los cientos que conforman un organismo adulto, para ser válidas para la curación de enfermedades. Sería suficiente con tener la capacidad de generar el tipo de células necesarias para la restauración del tejido concreto que se trate de reparar. Las células madre adultas o las iPS obtenidas in vitro pueden tener dicha capacidad. En tercer lugar, la generación de embriones a que diera lugar ese método conduciría a un nuevo debate ético, ya que estaríamos ante la producción de embriones clónicos, prohibidos en los seres humanos por ley en los países desarrollados. En cuarto lugar, la producción de tumores que se derivan de estas iPS in vivo constituiría un grave problema para cualquier intento de aplicación biomédica, lo que por otro lado ya había sido resuelto por Yamanaka con su metodología in vitro y la eliminación del gen c-Myc. Todo esto impediría la utilización de las células iPS obtenidas in vivo en medicina regenerativa y haría difícilmente aplicable esta tecnología a seres humanos, no solo por razones técnicas, dado que se trabaja con organismos transgénicos imposibles en humanos y se estarían produciendo células generadoras de teratomas, sino además éticas si lo que se produjeran son realmente embriones clónicos. Por último, dado que lo que se ha hecho en ratones transgénicos no sería reproducible en pacientes humanos, la gran aportación de este trabajo está más en el avance del conocimiento básico de los factores determinantes de la diferenciación celular y del desarrollo embrionario temprano que en su aplicación a la medicina regenerativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.