Abortos lo destruyen todo: fetos tirados son un grito de auxilio

OMNIA.- 21-OCT-2015

20151021_img_8907Métodos como la pastilla “del día siguiente”, cuya nueva variante cubre hasta cinco días después, son “bombas hormonales” que destruyen tanto el sistema orgánico de la mujer como sus emociones y psique, y detrás de todo ello hay “un gran negocio oscuro de los grandes laboratorios farmacéuticos”, intrincado con la mercadotecnia de promoción sobre un derecho femenino.

Claudia Soledad Villanueva, coordinadora del programa de Prevención en la asociación civil Vida y Familia (Vifac), señaló lo anterior, luego de advertir que el boom de las pastillas anticonceptivas entre las adolescentes desde 14 años, obedece a decisiones impulsivas de la “generación mazapán” ante la falta de educación y dignidad proporcionada por padres y madres.

“En la investigación que hemos hecho a lo largo de los años para prevenir, vemos que la pastilla del día siguiente que conocemos originalmente para evitar un embarazo, es una ‘bomba’ hormonal, porque en lugar de tomarte las 21 grajeas a lo largo de un mes, las ingieres en una sola dosis”, advirtió.

Apuntó también que cualquier anticonceptivo es “una agresividad” a la fertilidad y salud en general, debido a las reacciones colaterales y emocionales que provocan como irritabilidad, alteración, tristeza, cambios de humor y dolores en mamas.

“Tal vez acortas o regulas el periodo, pero hay que entender que también realmente se trata de un engaño organismo. Un ginecólogo al que entrevisté me dijo que nunca se deberían de tomar, pero si se hace que fuera sólo una vez, porque para que tu cuerpo procese, lo digiera y termine de expulsarlo, tarda meses y meses, en salir y deja agredido e intoxicado tu cuerpo”, dijo.

La variante que utiliza como base el levonorgestrel, debe ingerirse como emergencia al fallar otro método anticonceptivo, pero siempre y cuando sea una sola vez al año debido a que acelera el proceso menstrual para que ocurra semanalmente en lugar de cada 28 días.

No obstante, una nueva forma, que utiliza el acetato de ulipristal, es una píldora anticonceptiva que puede tomarse hasta cinco días después de tener relaciones sexuales sin protección.

“No se trata más que de un negocio de los laboratorios farmacéuticos porque te descompone. Hay un negocio muy oscuro detrás de todo ello. Mientras que en la adopción pudiera ser un niño amado, con dignidad, para otros (los fetos) son artículos valiosos para hacer una infinidad de proyectos científicos y no todos para bien de la humanidad”, reclamó.

Este tipo de “pastillitas”, dijo, al interferir con “la maquinaria tan perfecta del ser humano, potencia la esterilidad porque acelera el periodo menstrual y en lugar de que el desgaste para reponer el útero ocurra cada 28 días, se vuelve semanal.

“Un aborto tiene un efecto tremendo, muy profundo, psicológico y físico. Hay tristeza, un desgaste físico y emocional, y derivado de una decisión, pienso yo que impulsiva, así están viviendo los jóvenes ahorita, y así no se cuestionan ni razonan ninguna de ella, para ellos sólo es vivir el gozo, el placer inmediato, pues es lo que les está vendiendo la mercadotecnia”, puntualizó.

Respecto a ese punto, llama la atención un comercial que habla sobre el sexting, el envío de fotografías de contenido sexual, como si fuera una herramienta para enriquecer una relación de pareja, cuando “para lo que sirve es destruir, deprimir, denigrar y orillar al suicidio”, aseguró.

El que no haya restricciones para vender la pastilla del “día siguiente” cuando para un antibiótico que te salva la vida sí las hay, es irónico, pues sus consecuencias son más graves: “Te trastorna hormonalmente, hay hemorragias y todo el desorden no es sólo abajo, en los genitales, sino en cada órgano porque están conectados”.

“Incluso provocan enfermedades psicológicas como ansiedad, nervios y depresión, que para las generaciones de mazapán de ahora, que no toleran la frustración, las hace más vulnerables a caer en cualquier situación de riesgo, alcohol, drogas, sexo promiscuo o suicidio”, recalcó.

El problema, observó, es que “no estamos educando para esos compromisos, ni formando en respetar tu dignidad como ser humano, a ti mismo en tu valor; nos volvemos a ubicar en que las mujeres somos un objeto de placer, la herramienta para obtener un placer momentáneo y que no me genere ningún compromiso”.

Parte de esta consecuencia son las relaciones tortuosas, de abusos físicos, emocionales y económicos, porque la mujer arrastra una especie de cadena emocional en la que se siente culpable por asesinar a su bebé y lleva a la depresión, a las autoagresiones en diversos sentidos, agregó.

“Entonces cuando su pareja las ofende o denigra, no lo nota, inconscientemente lo acepta porque cree que se lo merece, se dicen ‘soy todo eso y más’ y todo ese dolor lleva a tomar una mala decisión a tomar una angustia porque no están en su espiritualidad cerca de Dios, cuando sí se puede volver a empezar. Por la dignidad de ellas mismas”, subrayó.

Además el “intentar hacer pasar el aborto como que no pasa nada es una gran falacia, porque los dos pierden y sufren, aunque el hombre resulta el más afectado, la mujer es lo físico, la fertilidad, la espiritualidad, pero él se tiene que tragar todo porque pierde su valía como hombre, protector y se denigra como hombre”.

Como parte del duelo de una mujer que aborta es que jamás lo olvida ni sana espiritual y emocionalmente, como una señora quien se acercó a compartir que hace 30 años lo hizo y hasta el momento sabía la edad exacta de quien sería hoy su hijo o hija.

En el contexto de las pastillas anticonceptivas y el aborto, refirió la cantidad de fetos tirados que han sido hallados en este año en distintos sitios de la ciudad, lo cual, opinó, se trata de una verdadera solicitud de ayuda.

“Que estén tirando los fetos es un grito de auxilio que están dando porque no los están dejando en lugares que no los encuentran, sino en donde cualquiera los puede ver y en el sentido de promover el condón y la pastilla del día siguiente, el sexting, todo lo que destruye, ver esa imagen de una criatura aventada, porque el bebé abortado es el que más sufre, es el más indefenso”, externó.

Soledad Villanueva expuso que los ocho abortos en investigación por la Fiscalía General del Estado (FGE), de los que cuatro fueron tirados, en los últimos meses, es una situación inédita, pero también va ligado a que hay información respecto a que por mil 500 pesos se puede practicar.

En ese sentido, contrastó la “poca cultura de adopción” del sistema legal mexicano al no facilitar el trámite y la cantidad de fetos encontrados, lo cual analizó parte de la permisividad política y moral para permitir la desintegración familiar, con uniones homosexuales.

“El aborto es el peor abuso contra un inocente, no entiendo por qué las personas proaborto dicen que es derecho de la mujer porque es su cuerpo, cuando es autónomo y no un pedazo de otro órgano, no es un intestino”.

“Cuando una chica de 14 años, 13 o 18 años, lo considera y el seudo hombre que la embarazó la abandona con la excusa más común de que no sabe si es de él, y digo seudo porque un verdadero hombre no va a pedir que mates a su hijo, a ella la invade la soledad y la desolación, el temor al enfrentar a su padres, la economía, sin estabilidad en ninguna situación, todo es una falta de fe y hace crisis así”, aseveró.

Reiteró que “quien aborta no queda feliz, realizada ni perfecta, porque no se trata de un borrador, sino que deja una herida, no sólo física, sino emocional, psicológica, espiritual. La palabra ‘amor’, ‘beso’, entrega y relación sexual, son hermosas dentro de un marco de amor y entrega mutua”.

“Somos una sociedad que no sabe amar, ni a nosotros para empezar, porque nos agredimos con mala alimentación, drogas, cirugías innecesarias, no se trata de ego, sino de lo que vales”.

“El hombre que ofrece un acostón nunca van a sentir lo que realmente es un encuentro de amor y respeto, no un objeto de producir placer, que se está entregando a ti, no por un placer momentáneo, sino que juntos quieren trascender”, concluyó.

NO AFECTA «PASTILLA DEL DÍA SIGUENTE» AL PRODUCTO
Por: Ventura Islas
La doctora Jéssica Bustillos, subdirectora de Salud Reproductiva, afirmó que la pastilla del día siguiente sólo funciona hasta 120 horas después del coito y que esta no tiene efectos colateralas en la mujer o el producto, en caso de que el embarazo se haya logrado.

Mencionó que la prescripción de este método deberá acompañarse de un intenso proceso de orientación, destacando varios aspectos:

Una vez establecido el embarazo, no es efectivo. Por lo mismo, este método no debe utilizarse para inducir la menstruación en caso de amenorrea. Si falla y la mujer queda embarazada, el uso de la pastilla no causa efectos colaterales tanto en ella como en el producto. La menstruación subsiguiente suele ocurrir en la fecha esperada, y en algunos casos unos días después de la toma de la pastilla se puede presentar un escaso sangrado por suspensión, que no deberá ser confundido con la regla.

Después de la aplicación se recomienda la abstinencia sexual hasta que se presente la menstruación. En casos de alto riesgo anticonceptivo podrá iniciarse de inmediato un método regular. No es conveniente utilizar este método en forma frecuente porque su efectividad es menor a la de los anticonceptivos orales usados en forma convencional. La ingesta de las pastillas no protege de las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH-sida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.