Gádor Joya: “Los que defienden la gestación subrogada no contemplan la adopción como alternativa”

DIARIO CRITICO – MARIA FERNANDEZ

10/07/2017

En España, la gestación subrogada, también conocida como vientre de alquiler, es una práctica prohibida según la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida. Sin embargo, la ley no prohíbe la inscripción en el Registro Civil de niños nacidos mediante esta técnica, siempre que se cumplan una serie de requisitos, por lo que se calcula que en nuestro país nacen de esta forma entre 800 y 1.000 niños al año. La gestación subrogada, al igual que el aborto, es una práctica que despierta gran polémica, y que ha encontrado defensores y detractores por encima del eje izquierda-derecha. Es tal el desencuentro, que las diferencias de opinión se observan en el seno de los principales partidos políticos. Sólo Ciudadanos mantiene una posición única y firme: legalizar la gestación subrogada. La doctora Gádor Joya, portavoz del colectivo ‘Derecho a Vivir’, explica a Diariocrítico las razones por las que rechaza esta propuesta.

La gestación subrogada ha desatado un acalorado debate, que se ha visto acuciado por la propuesta de Ciudadanos para legalizar está técnica de reproducción. ¿Cuál es la postura de ‘Derecho a Vivir’ respecto a esta iniciativa?

Nosotros no somos favorables a que se apruebe la técnica de la gestación subrogada, comúnmente conocida como vientre de alquiler por la instrumentalización y utilización de la mujer, en aquellos casos en los que media pago concreto. En el caso de la ley de Ciudadanos, aunque se quiera revestir como un acto solidario, altruista o un acto de amor, si vemos las condiciones laxas y ambiguas que regirían esta técnica, a uno le da mucho que pensar. En primer lugar, la gestación subrogada, aunque medie un acuerdo, es un acuerdo que de base es injusto porque una parte se somete al control de la otra. Hay muchos acuerdos en los que una parte se somete a otra, pero en este caso, una parte acepta someter su cuerpo al control de otro para darle unos servicios, en los que media un pago, y nos parece que es un abuso hacia la mujer. En la propuesta de Ciudadanos consta que ese pago media, pero lo reviste como compensación a la mujer por lo que supone llevar adelante el embarazo. ¿Estamos ante un acto de amor y altruismo? Porque en un acto de amor y altruismo yo no cobro por lo que me cueste el acto, pero Ciudadanos contempla resarcir económicamente a la mujer por los gastos del embarazo. No se concreta una cantidad, pero si la mujer pone un precio más alto del que están dispuestos a pagar, igual no se lleva a cabo ese acto de amor y altruismo. Esto suena a que de amor y altruismo hay poco, y encubre una ausencia de control sobre el hecho de que las mujeres en España empiecen a prestar su cuerpo, bajo un halo de altruismo, pero dispuestas a cobrar un dinero. ¿Qué pasará con mujeres en paro que vean una forma de cobrar un dinero en el alquiler de su vientre? Igual no se le llama pago o sueldo, pero la realidad es que Ciudadanos contempla ese pago. ¿Cómo va a controlar ese pago?, ¿Cómo va a controlar que no haya abuso de la parte contratante? ,¿Qué pasa cuando se producen diferencias de opiniones o desencuentros entre las partes? Es que la mujer embarazada tiene que cargar con ese hijo, que esto no es como dejar un trabajo cuando no se aceptan las condiciones. Realmente es muy difícil simplificar la técnica de la gestación subrogada a un acto de amor o altruismo. Aquí sólo es una parte la que está siendo controlada, la vida de la mujer durante 9 meses se somete al control de un tercero; lo que bebes, lo que fumas, cuando sales, lo que comes, lo que duermes… La parte contratante está en situación de dominancia porque si ese acuerdo se rompe, los demandantes pueden recurrir a otra mujer, pero la mujer queda embarazada. Además, se incurrirá en un fraude de ley porque la proposición de Ciudadanos no contempla un control, y cuando hay dinero de por medio, esto se convierte en un mercado, un mercado altruista o solidario, pero un mercado del cuerpo de la mujer.

Es tal la polémica, que llega hasta la propia definición de la técnica. Se habla de gestación subrogada, maternidad subrogada, vientre de alquiler, gestación por sustitución o útero de alquiler. ¿Cuál es la denominación correcta?

Todos los términos son correctos, técnicamente ‘vientre de alquiler’ quizás no sea correcto, pero es así. La mujer pone su cuerpo a disposición de otros por medio de un pago durante un tiempo determinado, eso es un contrato de alquiler. Se pueden usar mil términos, pero lo importante es usar el lenguaje de forma correcta, y no para encubrir técnicas que verdaderamente son usar el cuerpo de la mujer a cambio de dinero para un fin deseado por otro.

Entre los defensores de esta técnica, existe el argumento de que es algo que existe, cifran entre 800 y 1.000 los niños nacidos cada año mediante gestación subrogada, por lo que se considera necesario regular para evitar desigualdades de acceso

El que exista algo que no es legal, no quiere decir que haya que legalizarlo. El maltrato a la mujer, los homicidios, robos, usurpaciones, también existen y no por ello son legales. El hecho de que se haga algo que moralmente no está bien y no es legal, no quiere decir que haya que legalizarlo.

Otro de los argumentos que esgrimen sus defensores es que la donación de óvulos y semen están permitidas con compensación económica

Nosotros tampoco estamos a favor de que se cobre por donar óvulos o semen, igual que no se cobra por donar sangre. La donación de sangre es el ejemplo del verdadero altruismo, no hay pago de por medio ni control de un tercero. La donación de óvulos y semen, aunque no es el cuerpo lo que se pone a disposición de otro, supone un mercadeo y una explotación. ¿Quién evitará o prohibirá que una mujer pobre o en paro ofrezca su útero para gestar a otro hijo? Comprendo que si esto ocurre y una mujer ve que recibirá una compensación económica por llevar a cabo un embarazo, ¿por qué la ley no contempla un mínimo y un máximo para esa compensación económica? La ley habla de resarcimiento económico, y es algo que llevará a muchas mujeres a ofrecer su cuerpo.

La ley de Ciudadanos plantea el mismo modelo instaurado en Canadá, país en el que la gestación subrogada es legal mediante una compensación económica a la mujer por los gastos derivados del embarazo. Ciudadanos también limita la condición de gestante a mujeres que hayan cumplido los 25 años; ya hayan sido madres con anterioridad; sean españolas o residentes legales en España; y tengan una situación socioeconómica estable.

Entonces ese acto de amor tan bonito y altruista se limita a unas determinadas mujeres, y aquellas cuyas condiciones económicas no sean estables, no pueden recurrir a esta técnica. Eso será porque realmente no es un acto de amor, será porque ellos mismos saben que lo que pretenden aprobar provocará que las mujeres ofrezcan su cuerpo. Presentan una ley según la cual las mujeres pueden ofrecer su cuerpo a cambio de dinero, pero no es una ley para todas las mujeres porque excluye a las mujeres pobres en paro. Para mí eso es una incoherencia.

Si el modelo de subrogación fuera realmente altruista, ¿se aceptaría la propuesta?

Una subrogación altruista también tiene sus connotaciones éticas porque hablamos de la relación de una madre con su hijo. Nosotros no creemos que esa mujer no tenga ninguna relación el hijo que está gestando. Donar un riñón, si es de forma libre y altruista, no me parece ningún problema; pero creemos que la maternidad no puede ser sometida a contratos o acuerdos. Le pongo un ejemplo, los partidarios del aborto, cuando hemos planteado la adopción como alternativa, dicen que esa opción es peor para la mujer por el sufrimiento que le supone llevar adelante un embarazo y luego desprenderse de ese hijo, y creen que es mejor abortar. Eso mismo se puede aplicar para la gestación subrogada, ¿por qué asumimos que una mujer no pueda dar a su hijo en adopción porque eso le supone un sufrimiento, y en el caso de la gestación subrogada no? Nos parece que la gestación subrogada supone un mercadeo, que desde nuestro punto de vista, está fuera de lo aceptable. Pero desde luego, si no hubiera de por medio ningún tipo de remuneración, también nos parece inaceptable porque la mujer se somete a un control durante 9 meses por parte de otro. Lo que no aceptamos del vientre de alquiler es el sometimiento a control del cuerpo de la mujer durante el embarazo. Para mí, como mujer, eso es inaceptable, es una forma de esclavitud.

Desde ‘No Somos Vasijas’ explican que toda elección va acompañada de la capacidad de alterar, modificar o variar el objeto de nuestras preferencias, y esto es algo que la maternidad subrogada impide, porque además contempla medidas punitivas si se alteran las condiciones del contrato.

El tema de los vientres de alquiler es un problema centrado en la mujer. Si me dicen que la mujer acepta voluntariamente someter su cuerpo por altruismo y por amor, estamos hablando de otra cosa. Es como decir que si una mujer acepta que su pareja le pegue todos los días por altruismo y por amor, ¿quién se va a meter ahí? Creo que tenemos que velar por la libertad de la mujer, y estoy muy de acuerdo con otros sectores, que aunque estén en desacuerdo en otros temas como el aborto, en esto coincidimos.

La gestación subrogada no entiende de derechas e izquierdas, ya que hay partidarios y detractores a ambos lados del tablero, y es un asunto que ha conseguido unir a sectores y colectivos enfrentados en otros asuntos

Claro, porque el vientre de alquiler es someter a la mujer a un control por parte de otro, y eso es abusivo e inaceptable. Esto lleva a que las mujeres se presten a ser controladas por dinero. Lo deseable sería que pudiéramos ir todas las mujeres unidas en este asunto, no sé si lo aceptará la otra parte, pero me gustaría intentar unir fuerzas. Estaría muy bien dejar a un lado las diferencias que tenemos en otros sentidos para hacer un frente común en este caso.

Los argumentos que emplean defensores y detractores de la gestación subrogada son los mismos en muchos casos, pero con fines diferentes. Usted plantea la adopción como alternativa, pero la realidad revela las dificultades que entraña el proceso de adopción así como la baja natalidad en España, por lo que hay quienes no tienen más alternativa que la gestación subrogada.

Teniendo unos 94.000 abortos al año en España, que no haya un solo niño en adopción, es algo difícil de comprender. Está claro que está fallando algo cuando a una pareja que quiere adoptar en España, se les dice que no hay niños, mientras se suceden miles de abortos. No hay un dispositivo orientado a salvar esas vidas que se están gestando a través de la adopción. Si el 1% de esos abortos terminará en adopción, se salvarían muchas vidas y se evitaría la alternativa de la gestación subrogada. Habrá quienes no quieran recurrir a la adopción porque, por ejemplo, quieren que sus hijos lleven sus genes, pero es una vía por la que se puede tener un hijo y ayuda a salvar vidas. En España no hay un plan de adopción nacional eficaz, porque si lo hubiera, y a las mujeres se les acompañara y se les diera la opción de dar a su hijo en adopción, estoy segura de que muchas se quedarían con su hijo, pero también otras lo darían en adopción. Muchas veces, las mujeres en el primer trimestre de gestación no ven salidas ni opciones más allá del aborto, pero si existieran esas alternativas, estoy segura de que no tendríamos 94.000 abortos al año y ningún niño en adopción. Sin embargo, a los colectivos que defienden el vientre de alquiler, no les he oído defender la adopción como alternativa, y no creo que la contemplen. A quienes dicen que esto solucionaría o paliaría la baja tasa de natalidad, les digo que no sé cuántos niños nacerían mediante esta técnica, pero desde luego, muchos menos de los 94.000 que se abortan. Para aumentar la natalidad son más eficaces las políticas de ayudas a la maternidad y acogida a las mujeres embarazadas, que recurrir a la gestación subrogada.

El Parlamento Europeo y el Consejo de Europa se han manifestado en contra de la gestación subrogada, incluso en su versión altruista, pero hay países europeos en los que se permite esta práctica como Portugal o Reino Unido

Creo que la resolución del Parlamento Europeo es un apoyo, y aunque no sea vinculante, en España deberíamos velar por las mujeres para que no se vean sometidas a abusos y controles. No queremos que España se convierta en un mercado de alquiler de vientres, y no debemos depender de lo que hagan o digan en otros países. Creo que hay muchos colectivos en nuestro país que rechazan esto que quieren llamar acto de amor y altruismo.

Ciudadanos ha tomado el modelo de Canadá, pero hay otros modelos de gestación subrogada: en Brasil se permite cuando la gestante sea una mujer de la familia; en Portugal el tratamiento se reserva exclusivamente para mujeres sin útero o con útero no funcional o dañado; y en Reino Unido, donde es el Estado el que controla que no haya ninguna transacción económica de por medio.

Sea cual sea la vía o la modalidad, el sometimiento del cuerpo de la mujer durante 9 meses por un tercero, me parece inaceptable. Para mí, el fin no justifica los medios. Yo, en ningún caso, legalizaría una situación de vientre de alquiler o maternidad subrogada en España. Todo lo que se legaliza, se acaba viendo como algo bueno por parte de la sociedad, y deberíamos tener en cuenta también la moralidad de los actos, antes que la legalidad de los mismos.

En España, la Ley de Técnicas de Reproducción Asistida 14/2006 prohíbe los vientres de alquiler, pero permite inscribir a recién nacidos siempre se haya llevado a cabo la técnica en un país que lo permita, y cuando haya una orden judicial de por medio.

No me parece que esto sea aceptable, porque es aceptar que se pueda inscribir en el Registro Civil a un niño que haya sido adoptado de manera ilegal. En el fondo, si impides el registro, impides la práctica, pero esta ley abre las puertas a prácticas ilegales fuera.

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *